martes, 6 de marzo de 2018

21 MANERAS DE HERVIR UNA RANA de Rafa Moya



🎵🎶 Ana vive en el bosque,  y todas las mañanas  se adentra en el lago 
en busca de ranas, se las come crudas  sin salsas ni aditivos 
y mientras las devora  pierde los sentidos. 
Comerranas, comerranas. 
Puedes verla todos  los fines de semana 
cuando invita a su madre  y a sus veinte hermanas 
a unas hamburguesas de ancas con esputos 
y almorranas,  a unos sándwich de batracios con pulgas enanas. 
Comerranas, comerranas 
Yo me acerco a su nevera en sus reuniones  
porque tiene congeladas ranas a millones 
y en las noches  que no hay luna 
se desliza entre las barcas, pone trampas 
en las charcas, no se escapa una. ðŸŽ¶ðŸŽµ

(Comerranas, fragmento. Seguridad Social)





   Si ponemos una rana en una olla con agua hirviendo, inmediatamente intenta salir, pero si la ponemos en agua a temperatura ambiente, y no la asustamos, se queda tranquila y a medida que la temperatura aumenta, la rana está cada vez más aturdida y aunque nada se lo impide, se queda ahí y hierve. Reaccionamos a los cambios bruscos, al dolor repentino, pero no a los cambios progresivos que pueden llevarnos a una situación insoportable. 21 Maneras de hervir una rana de Rafa Moya contiene veintiún relatos inquietantes que hierven lentamente en la olla de la empresa hasta provocar una ebullición de los aspectos más relevantes de este mundo: la competitividad, la motivación, el liderazgo, el poder, la envidia, el lenguaje empresarial, la estupidez, el aburrimiento, la burocracia, el machismo y todo aquello que hacen de la empresa (y de la vida) un lugar idóneo para hervir ranas sin ninguna compasión. Todo ello narrado a través del humor negro, el sarcasmo, la ironía y una sutil perspectiva crítica con el fin de que el lector pueda mirar a su alrededor y saltar de la olla antes de que hierva.

Mi padre iba algunos fines de semana a por cangrejos  con mis tíos, luego llegaban a casa y lo primero que hacía era dejárnoslos para que jugáramos, claro que para mí, jugar con con un bicho significaba darle nombre, acepciones humanas y acto seguido intentaba quedármelo para que tuviera una vida mejor, comérmelos era impensable; mi abuela, intentando que de una vez comiera algo que no fuera fruta y macarrones, me dejó un día ver como los "preparaba" para que de una vez se me metiera en la cabeza que aquellos "bichos" no sufrían y que tenían una muerte tan dulce como la de una naranja arrancada del árbol, sin padecimiento alguno. Mi abuela los metió en una olla, los puso al fuego y comenzó a calentarlos poco a poco, de que el agua hirvió los pobres cangrejos ya estaban muertos, aunque yo juré y perjuré que vi a más de uno saltar de la olla intentando salir. Fue un trauma, todo un trauma que impidió que no solo comiera menos bichos de lo que ya lo hacía, si no que además no me quería bañar bajo ningún concepto, tan solo ducharme y si era con agua tibia mejor que mejor,  y no mucho, no os vayáis a creer, que en cualquier baño acababa como aquellos pobres cangrejos, dormida y en salsa con pimientos. 
Cuando tuve el libro entre las manos, mirando fijamente la portada, solo podía pensar en esta historia de los cangrejos, en mi miedo a bañarme y que el agua cada vez se fuera calentando más y más y más...y si alguien piensa que me tiró para atrás, todo lo contrario, ni sinopsis ni leches, tenía que saber qué se escondía tras aquel extraño título, pues como mínimo habría 21 historias que pondrían a calentar una idea hasta llevarla a ebullición  y entonces una de dos: o esta saltaba por los aires o se adormecía hasta morir y desaparecer. 
21 rarezas para una chica raruna. Manos a la rana, digo, a la obra.

Me puse a leer y de que me di cuenta me había leído los 21 relatos, caray con Rafa Moya, que de malas pulgas y de acidez en todos y cada uno de ellos ¡Si señor, así se hace! y es que uno no puede trabajar en una empresa y no poner a caldo a tus compañeros y jefes, porque aunque todos sean unos dechados de virtudes (algunos de ellos, desechos sin virtud alguna) no se vive en la selva sin correr delante de los leones y estar atentos a las hienas, que en la sabana empresarial no faltan depredadores.
Como no puedo hablar de cada uno de ellos, sobre todo porque algunos son tan cortos que cualquier cosa que contase sería spoiler, y os aseguro que vale la pena adentrarse en esta selvática empresa y descubrir uno por uno estos 21 relatos y sus personajes, dudo mucho que no reconozcáis a alguien en ellos o incluso os reconozcáis a vosotros mismos.
Uno de mis relatos favoritos es El Entierro. Es muy corto por lo que no puedo contar a penas nada de él pero deciros que está sobrado de humor negro, imaginad por el título y lo que os he contado en general, que no se tratará de un panegírico...es brutal, en serio, brutal y el final ¡Woooow! de traca, que ya sabéis que los valencianos enseguida prendemos una mascletá.
El Atentado me ha descolocado bastante, se sale de toda norma y estructura que podríamos decir tienen el resto de relatos, pues si algo tienen en común son situaciones disparatadas y llevadas a lo esperpéntico pero partiendo de una situación real; en este caso no, aquí hace acto de presencia la fantasía, la imaginación absoluta, un disparate que ríase usted del Nacional de Berlanga. Surrealista pero fantástico por encima de fantasioso, para mí un crack total. Me fascinó.
Tres por planta es el "novamás", no sabía si ponerlo delante o detrás de los anteriores porque de verdad que no podría decir cual de los tres me gusta más, por eso lo dejo así, en fila india pero sin orden de preferencia; aquí tenemos a una limpiadora que está hasta "el mocho" (he dicho mocho, si, mocho, que alguno ya habéis puesto el grito en el cielo, cochinos) de descortesías, faltas de educación y empatía ¿os he dicho que tenemos un muerto? pues hasta aquí puedo leer...
Planes de expansión es el "acabose", aquí te partes, te tronchas y te mondas, y es que si ponemos a dos amigos de la infancia en un bar, uno de ellos le da trabajo al  otro que es un yonky, a lo Maquinavaja  o el Luisma y el Barajas, las situaciones disparatadas y las meteduras de pata no parecen tener fin. No me había reído tanto en mucho tiempo, lo he pasado "dabuti" ea.
Y como no hay quinto malo, otro de mis favoritos es Kamilah, cuando la pasión por tu trabajo es tal que llegas -como hacía yo con los cangrejos a los que humanizaba- a enamorarte de tu herramienta de trabajo, y noooo, no es streeper....ains esas mentes vuestras....

Es injusto hacer un podium con solo cinco ganadores absolutos, pero es que de verdad que es difícil elegir entre los 21, estos son para mi con los que mejor me lo he pasado, pero estoy segura que vosotros tendréis otros e incluso me digáis ¿Qué tu favoritos eran estos? ¡Si son mucho mejores El clip, La decisión de Víctor o El sabor de las cerezas! -por ejemplo- y no me extrañaría, son todos la releche o la rehorchata, que una es alérgica a la leche.

CONCLUSIÓN: Un libro de relatos cargado de ironía, sarcasmo y además de mala uva muy buen tino al retrarnos a unos personajes menos originales de lo que pensamos pero más esperpénticos de lo que parecen; una lectura ágil, amena, divertida, paranoica y excitante, y creedme que a partir de su lectura miraréis a vuestros compañeros de trabajo o trabajadores varios, de otra manera. No quiero que pase mucho tiempo para volver a leer al autor de nuevo, os lo aconsejo cien por cien, y su obra "Hormigas en la playa" ya está en mi lista de lecturas. 




PUNTUACIÓN:


21 MANERAS DE HERVIR UNA RANA
Rafa Moya

Web del autor 


Adquirir el libro aquí



50 comentarios:

  1. Había visto otra reseña y creo que podría gustarme. Quizá más adelante me anime.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he tardado en leerlo por acumulación de lecturas, y ha sido un soplo de aire fresco tras semanas de lecturas intensas.

      Un besito corazón 💋

      Eliminar
  2. Ainsss, que ya sabes que yo no soy de relatos cortos, pero me estás picando con este... Me lo pensaré, pero no aseguro nada, eh? :)
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, estás agobiada por algo, estás a punto de echar chispas, coges y abres el libro por cualquier de los relatos...unas hojas después te estás riendo.

      Un besito carinyet 💋

      Eliminar
  3. Qué buena la anécdota del baño y tu miedo a acabar en un plato. Me ha gustado la frase de los leones, me la llevo.
    Repsecto al libro, me gusta lo de la mala leche y el humor negro. No sé si será demasiado porque los relatos muy cortos no me acaban. Me lo dejo por ahí guardado en los por si acaso.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Norah! No sabes la que armaba si me ponían el agua muy caliente...😁
      A mí me ha servido para desconectar y sacar algún que otro esqueleto del armario.

      Hay un par que a ti te gustarían...
      Besitos cielo 💋💋💋

      Eliminar
  4. Hola!!
    No conocía el libro y a pesar de no leer muchos relatos este libro me ha llamado la atención.
    Un besin :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Hay algunos personajes que en mi mente tenían cara y nombres conocidos, me recordaban tanto a algunos conocidos...😁😁😁

      Besitos 💋💋💋

      Eliminar
  5. Me encanta leer tus aventuras previas a la opinión del libro lo paso pipa. El libro esta vez no me lo llevo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyy, lo que me costó bañarme relajada...🙄😁

      Besitos carinyet 💋💋💋

      Eliminar
  6. Esta vez te leo de puntillas porque lo tengo en la estantería esperando a ser leído.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uuuuuuuh, ya contarás qué te ha parecido a ti.

      Besitos carinyet 💋💋💋

      Eliminar
  7. sin duda lo tengo en el ebook esperandome y me has puesto muchas ganicas! besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que te gustará, hay relatos hilarantes de verdad.

      Besitos 💋💋💋

      Eliminar
  8. En primer lugar, qué super interesante este título. No lo había visto por redes antes, así que gracias.
    Y en segundo, qué entrañable que un libro te haga recordar a tu abuela, esa escena que has compartido con nosotros. Qué bonita es la melancolía, y evocar el pasado.
    BEsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la añoranza de otros tiempos...😉

      Ojalá lo leyeras, hay relatos fantásticos!
      Besitos 💋💋💋

      Eliminar
  9. Vayaa!! desde luego que diferente es...ahora la pregunta del millón, ¿me atreveré a leer algo tan diferente? Si lo hago, ten por seguro que te lo haré saber.
    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo haces, se qué habrá dos relatos que a ti te van a gustar Lu 😁

      Besukis 💋💋💋

      Eliminar
  10. ¡Hola!! NO me van mucho los relatos, pero me parece curioso lo que nos cuentas. No se porqué no he podido evitar pensar en la peli "Relatos salvajes" (no se si la has visto). Bueno sí se porque: ha sido cuando he leido "situaciones disparatadas y llevadas a lo esperpéntico pero partiendo de una situación real"
    En fin, no creo que me anime a leerlo, pero es un placer leerte a ti
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marian!
      No andas desencaminada, con algunos matices pero parten de un punto común; no te aseguro que te gusten todos pero seguro seguro que hay más de uno que te encanta, seguro.

      Besitos cielo.

      Eliminar
  11. Pero alma de cántaro, ¿cómo llegaste a pensar que te iban a cocinar? Jajaja, qué arte. Del libro te digo que me llama por ser de Rafa Moya que ya leí uno anterior y me gustó, pero que a pesar de que veo que lo has pasado en grande con él a mí los relatos me cuestan y no termino de decidirme.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Huyyy, cocinada y con pimientos, como si fuera un pisto manchego! jajajaja. A mi ya ves que me ha encantado, la verdad es que los relatos me gustan mucho y los disfruto sean del género que sean.

      Un besito cielo.

      Eliminar
  12. Pedazo de reseña, milady. Pone los dientes muy largos, ciertamente. Y la anécdota sobre el comportamiento de las ranas la ignoraba, pero qué espléndida metáfora para aplicar al ser humano y su avasallamiento por el Poder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido profesor, se que más de uno de estos relatos harían tus delicias, hay uno en concreto que se que te hará reir a base de bien y encima dirás algo así como ¡Este tío me suena, conozco a uno igual! jajaja.

      Un besito y muuuuchas gracias por tus palabras.

      Eliminar
  13. El título es algo macabro y curioso lo de las ranas, parece una lectura diferente a lo que suelo leer y quizá en otro momento me gustaría adentrarme en algo así hace tiempo que no leo relatos.

    Besos =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La metáfora es perfecta, si los lees te darás cuenta del porqué del título y sonreirás como mínimo, de ahí a la risa hay un paso, jejejeje.

      Besitos cielo.

      Eliminar
  14. Me alegra que la hayas disfrutado. la quiero leer la semana que viene.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste tanto como a mi, es más, se que te gustará, ya me dirás, ya...jejeje.

      Besitos carinyet.

      Eliminar
  15. Hola linda!!!
    Ya sigo al autor en tw gracias a ti y es que es una novela de relatos que seguro me agrada, siempre es un placer leer la fina ironía de un autor que nunca he leído, gracias bonita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aure cielo!
      Pasarás un buen rato leyendo, yo me relajé y es que me olvidé de todo 😌

      Besitos cielo 💋💋💋

      Eliminar
  16. El título es realmente tremendo, no resulta indiferente jajaja
    Me gustó la anterior novela del autor pero los relatos no me resultan tan atractivos
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estos son como Skechets de televisión, no cansan ni se quedan cortos, te hacen pasar un buen rato, en serio.

      Besitos cielo 💋💋💋

      Eliminar
  17. hola,
    que ilusion me ha hecho leer parte de la cancion Comerranas porque Seguridad Social es uno de los grupos que mas me han gustado jajaja y he bailado esta cancion hasta la saciedad... y ya se ha quedado en mi cabeza.
    Respecto al libro, me gustan mucho los relatos y por lo que nos cuentas creo que podria gustarme, me lo llevo apuntado
    Gracias por la reseña
    Besotes ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo!!! No había verbena donde no sonara, qué recuerdos!!

      Besitos princesita 💋💋💋

      Eliminar
  18. Hola
    Se ve bastante interesante pero no se si me animaré a leerlo.
    Gracias por la reseña
    Nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola cielo! Si te animas seguro que te gusta 😉

      Besitos 💋💋💋

      Eliminar
  19. Hola!! el título me ha matado pero mejo todavía ha sido la canción de comerranas, que la escuchaba cuando era más joven y la bailaba dando botes. El libro sin duda relata una realidad que merece la pena ser leida, sobre todo el relato del amor con la herramiena de trabajo, que tengo mucha curiosidad por saber cómo se ha represenado eso. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja!! Te quedarás ojiplática, boquiabierta y con las patas vueltas cuando lo leas 😆😆😆

      Besitos cielo 💋💋💋

      Eliminar
  20. De Rafa Moya leí su novela Hormigas en la playa. Creo que merece la pena leerla, porque es de esas novelas en las que parece no pasar nada, pero el lector se siente atraído por su historia. Este libro de relatos que reseñas, y que veo has disfrutado como una enana, está esperando turno: me llamó mucho la atención el título, aunque después de leer tus impresiones, está claro que el autor acertó con él. Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco!!
      Te va a gustar, Rafa nos da más de un toque en nuestra comodidad lectora, nos saca sonrisas y afirmaciones con la cabeza 😄

      Un besito carinyet 💋

      Eliminar
  21. Hola preciosa!
    Me alegro que te haya gustado, yo lo voy a dejar pasar, ya sabes que este tipo de libros no es lo mío, aunque nunca digo no a un libro, quién sabe si en algún momento me animo.

    −Fantasy Violet−
    Besotes! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!Si, nunca se sabe 🤗

      Besitos carinyet 💋💋💋

      Eliminar
  22. Tremenda Yolanda, eras tremenda, a ver si sentamos ya la cabeza ¿eh?
    Pobres cangrejos, a saber que era para ti jugar con ellos :)
    Y piensa que toda la carne que comes en algún momento tanto como el pescado, el animalito ha muerto antes. Yo carne por lo menos no tomo, eso que me llevo.
    Ahora no tengo excusas para no leer relatos, porque lo he probado y me ha encantado la experiencia, así que... no hay excusas para leer todas las formas posibles que al autor se le han ocurrido para hervir una rana :)
    B7s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sentar la cabeza?? Cuando me tumbo, pues de pie siempre la tengo en las nubes 😆😆😆
      A mí los relatos me encantan, me parecen pequeñas y perfectas novelas.

      Besukis carinyet 💋💋💋

      Eliminar
  23. ¡Hola, hola!

    Jajaja, válgame, qué experiencia.
    Últimamente no he podido leer una novela de ficción, pues estoy deambulando en géneros distintos, me encantaría leer este de relatos. Ojalá tenga una buena experiencia como tú ✿

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que son super entretenidos, y te hacen pasar un rato estupendo 😉

      Besitos preciosa 💋💋💋

      Eliminar
  24. ¡Tiene muy buena pinta!

    Súper divertida la historia tuya de los cangrejos. Me ha hecho gracia eso de que pensabas que acabarías hervida tras una bañera. La inocencia infantil, ¡una de las cosas más bonitas del mundo! La verdad es que el título me parecía muy macabro, pero el libro parece muy interesante. Acabo de apuntármelo en mi bloc, a ver si por algún casual cae un día de estos.

    ¡Un besito! Mo-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola tesoro!

      Los dichosos cangrejos me trajeron por la calle de la amargura durante un par de años, no sabes que trauma con los baños, jajaja.
      El libro es muy divertido, pero no de jajaja sin más, es un humor ácido y con mucho sarcasmo, cosa que todavía hace que los relatos sean más auténticos.

      Un besito cielo.

      Eliminar
  25. Si me pones en una misma reseña las palabras (o conjuno de palabras, que hay que hablar con propiedad) malas pulgas, acidez, ironía, sarcasmo y mala uva, a mí ya me tienes ganada porque no hay nada que me guste más en el mundo que todo eso en un libro (no sé si eso dice mucho de mí pero es lo que hay... jajaja). Lo de los cangrejos se puede aplicar también a los caracoles, se les mata igual... pobriños...

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hablo con tanta propiedad que hablo MAL... ¡conjunto! jajaja.

      Eliminar