viernes, 15 de febrero de 2019

Misterios en Madrid, Manuel G. Sanahuja

Misterios en Madrid, Manuel G. Sanahuja.

Reseñas del Gato Trotero.
Misterios en Madrid. Sanahuja.

Madrid es una ciudad bulliciosa y alegre, llena de luz y color, pero también tiene sus sombras y, sobre todo, múltiples misterios que muchos desconocemos y que le dan a la gran urbe un halo de magia que la hace más atrayente. El Gato Madriles, usando sus capacidades y su destreza (más bien irresponsabilidad e incapacidad), intenta descubrirnos esos enigmas que envuelven a la capital, y desenmascara los posibles fraudes, al tiempo que corrobora la inexplicable existencia de un más allá en el interior de algunos de los edificios más conocidos y destacados de la ciudad, en un conjunto de aventuras que nos divertirán, al tiempo que nos pondrán en alerta tras el descubrimiento de entes de otra dimensión.




Reseñas El Gato Trotero
Reseñas El Gato Trotero

    No hacía mucho que había leído el libro anterior de Manuel Sanahuja, me lo había recomendado un buen amigo conocedor de mis pasiones confesables: los gatos, los relatos y curiosidades varias; en él conocimos de bigotes de un gato intemporal, el Gato Madriles,  nacido en el 856, durante la construcción de la muralla árabe, la historia de Madrid desde entonces hasta nuestros días,  contada de manera amena, divertida y llena de acción, aventuras y humor; conocer al Madriles y su grupo fue una experiencia maravillosa, y es que cuando se aprende de manera ingeniosa y con humor las cosas no solo se aprenden con ganas si no que perduran en el tiempo. 

   Tanto me gustó la experiencia y el felino grupo de personajes  que en cuanto vi esta segunda obra me lancé a por ella de cabeza, pues a las anteriores confesables pasiones en esta ocasión se le unía la de los misterios, leyendas y bulos en torno a conocidos lugares de la Capital. 

   En seguida me reencuentro con Madriles, Cebelina, Ágata, Maqui, Fiona, Zarzuelina y compañía,  en esta ocasión sus andanzas y oportunas intromisiones nos llevan a adentrarnos en palacios, casonas, casas, plazas, calles y callejones del Madriz más castizo y misterioso .
Madriles no se caracteriza por su agilidad, ni su valentía, ni su destreza, a diferencia de su valiente y audaz hermana Cibelina, pero como buen gato la curiosidad le pierde y gracias a ella y sus amigos, conoceremos de primera mano las historias más fantasmales y aterradoras de la Villa, desde siglos atrás hasta nuestros días.
  Se nos espeluznará la espalda con Los Fantasmas del Reina Sofía, los pelos como escarpias se nos pondrán al conocer la historia que hay detrás de la Calle de la Cabeza, cuya placa aparece una cabeza cortada sobre un plato, y a su lado, otra sangrante pero esta vez de un carnero ¡Uuuuuf! y nada tienen que envidiarle las leyendas de El Convento de las Carboneras, las de La Casa de las siete chimeneas, las de la Iglesia de San José y La Dama del baile o las del Hospital de La Princesa ¡Estos gatos intemporales y sus poderes de telepatía! los cuales  nos llevan a hablar con los más sorprendentes y curiosos fantasmas y conocer la verdad o desterrar farsas sobre las leyendas que circulan por la Capital. Fantasmas como El Gato del Templo de Debod, los del Hostal del Gato, El de La huerta de Alonso Peralta, Los de la Puerta de Moros o el de la hija del Doctor Velasco.
   

CONCLUSIÓN. Un total de 36 relatos rodeados de misterios, sombras, leyendas y alguna que otra farsa, todo narrado con un estilo elegante, casi de otro tiempo, humor y chispa, tampoco falta algo de ironía y sobre todo mucho trabajo de documentación y experimentación; como buen escritor que habla a través de sus personajes, Manuel Sanahuja nos lleva tras las huellas de un gato chulapo y avispado que hace nuestras delicias y pone el punto divertido a historias tenebrosas ¿Y qué mejor que un Gato y Madrileño, para desentrañar los misterios ocultos en la Capital? no solo es sorprenderán las historias relatadas, si no que lo hará y muy gratamente la narración y estos peludos personajes, una lectura como pocas habréis leído. 
Y no preocuparse, no hay que haber leído -aunque lo recomiendo- el libro anterior de Sanahuja, "Historia de Madrid, historia de una vida" Otra forma distinta de acercarse a los hechos históricos de la capital Española.


MISTERIOS DE MADRID
Manuel G. Sanahuja.

Editorial Círculo Rojo

Adquirir el libro Aquí


lunes, 11 de febrero de 2019

Llanto en la Tierra Baldía, de Toti Martínez de Lezea


Llanto en la Tierra Baldía, de Toti Martínez de Lezea


Llanto-Tierra-Baldia-Toti-Martinez-Lezea

Portada del libro Llanto en la Tierra Baldía

Si por algo me ha llamado siempre la atención la literatura de Toti Martínez de Lezea, es por el apego que le tiene a los desconocidos, a las personas de a pie de sus novelas. Es una autora que, pudiendo tomar la vida de grandes hombres importantes para ensalzar sus figuras (o también desnudarlas), tiende a poner su atención en aquellos a los que nadie conoce, ni reclama, ni serán sus nombres recordados (salvo por sus propias familias). Y quizá por eso, sus novelas me atraen tanto.

En el año 2015, la escritora vitoriana decidió dar voz a las gentes que padecieron las consecuencias de la Guerra Civil en España, e inició su andadura en ese camino publicando una fabulosa novela titulada Y todos callaron, en la que se buscaba a un hijo desconocido de una mujer fallecida y con una herencia pendiente de repartir.

Para su nueva novela, Toti nos conduce hasta hasta un pueblo de Extremadura a principios de los años 30. Son años llenos de agitación social en una tierra, un país, en el que la mayor parte de la población es iletrada y entrega su vida y su destino al trabajo de sol a sol en los campos de los amos. No hay lugar a escapar, a obtener un porvenir diferente que el que te reserva la cuna en la que naciste. La tierra, el principal soporte vital de las gentes, es propiedad de unos pocos terratenientes, latifundistas que poseen por lo tanto el control de su riqueza y la capacidad de dosificar la pobreza y el sobrevivir de sus sirvientes. Ante esta situación, y alentados por los vientos de cambio llegados desde la lejana Europa, algunos hombres, en reuniones clandestinas y hartos de no tener con qué alimentar decentemente a sus familias, se plantean tomar posesión de las tierras que los amos deciden no trabajar porque no les interesa hacerlo. Son tierras baldías obligadas a no alimentar a sus hijos. Ayer fueron unas, hoy son otras. Demasiados años pasaron demasiadas generaciones callando su hambre, llorando el lamento de sus estómagos contraídos en la soledad del páramo...
En este ambiente descubriremos a joven yuntero, de nombre Dámaso, que trabaja la tierra que trabajó su padre antes que él, llamada La Morena, un pedregal en el que emplea más tiempo retirando cantos que hoyando la tierra. Hacen uso de ella desde que el Menguao, padre del protagonista, salvó la vida del dueño de la inmensa mayoría de las tierras que rodean el pueblo: el Conde de Abejarones. La vida de Dámaso, como la del resto de personas del pueblo, dependen de las oportunidades que les ofrezca el Conde de trabajar sus tierras durante todo el año. Para ello, el amo encomienda la gestión diaria a alguien de su confianza en el pueblo, un cacique al que dicho poder transferido le confiere la potestad de decidir quién trabaja y quién no, y esto, en una época de carestía abrupta y familias amplias, significa quedar revestido de un poder singular, muy por encima del de los alcaldes incluso.
Cuando Dámaso se enamora de la hija del que poco después se convertirá en el cacique del pueblo (El Gallo), sin pretenderlo hará que su amor sea la mayor de sus desgracias, pues éstas no dejarán de abandonarlo mientras no persista en pretender algo con Lucía, una joven cuatro años menor que él y para cuyo porvenir su familia le tiene reservado una aspiración mayor: ser la próxima madre del futuro Conde de Abejarones. Sin embargo, Lucía corresponde a Dámaso el amor que éste siente por ella, y cuando su familia se entera, rompen su unión de una manera trágica: al joven yuntero le darán una paliza que casi acaba con su vida y a ella... la desposan con el Conde, un hombre mucho mayor que él y que se la llevará a la capital, alejándoles para que no puedan volver a verse.
A partir de entonces, la familia de los Gallos no perderá cualquier oportunidad que se les presente para seguir minando la vida de Dámaso. Cuando un día le despojan de La Morena alegando que no tienen documentos que acrediten ser los propietarios de la pequeña finca, el yuntero, ya casado y con algunos hijos que mantener, se verá obligado a buscarse la vida fuera mientras rumia su venganza lejos de su familia. Obtendrá dinero de donde pueda, trabajando el campo con grupos de hombres en su misma situación (con los que descubrirá que la esperanza llena de valentía sus corazones, pues ellos piensan que la tierra debe ser para quien la trabaja, y que las que no se trabajan, debería servir para el bien común y que nadie padeciese penalidades), o haciendo trabajos y encargos para otros, a menudo haciendo de porteador de mercancías a la capital (en donde se encontrará con alguien muy especial) o en el vecino Portugal, hasta una hacienda de un ricohombre a quien conoce desde muy niño.
El día en el que los militares se alzan en armas contra el Gobierno, Dámaso se encuentra realizando uno de esos encargos, y poco después se verá envuelto en mitad de la contienda que se produce en la ciudad de Badajoz, donde se produjo una de las mayores matanzas más trágicas y dolorosas (¿alguna no lo es?) de todo el período de la Guerra Civil. El olor de la sangre y de la muerte, de los cuerpos hacinados unos sobre otros; el sonido del crepitar de los músculos quemados al distendirse; la nube metálica de humo que se levanta por encima de los cadáveres por encima de las cabezas, no mucho más, como si las almas de los inocentes se negasen a ascender al cielo que les corresponde... Como lectores no nos veremos envueltos en mitad de ninguna batalla, pero no será necesaria ver la guerra para sentir su peso desproporcionado sobre nuestros hombros...
Una vez más, al igual que con su anterior novela que mencionábamos al principio de esta entrada, nos encontramos con una novela dura de leer en algunos de sus fragmentos, pues durísimas fueron las vivencias de aquellas gentes que, sin saber por qué ocurría eso, lo padecieron en sus carnes o lo pagaron con sus vidas. Y es que la gente de a pie, los que aglutinan el mayor número de las listas de muertos de la guerra, como de costumbre en cualquier guerra sucedida hasta entonces, nada apenas conocían de los entresijos que la habían provocado: no conocían las ideologías pues eran incapaces de leer un libro (ya se habían preocupado de manera conveniente sus amos de que no lo consiguiesen). A partir de entonces, se inicia un relato por la supervivencia, la de Dámaso y la de tantos y tantos Dámasos que tuvieron que dejarlo todo para seguir con vida. De su suerte nos dará buena cuenta Toti, que nos trasladará con el corazón en un puño en cada página.
Pero la novela no termina ahí. Tres décadas más tarde, conoceremos a Manuel, un joven de origen extremeño que trabaja en la minería cerca de Bilbao, que verá peligrar su trabajo cuando éstas comienzan a dejar de ser rentables. Cuando se une a un grupo de trabajadores que pretenden organizarse para no perder su pan, sufrirá en sus carnes la fuerza de un gobierno acostumbrado al uso de la fuerza para resolver los problemas, pues vino al mundo del mismo modo. Al igual que hace treinta años, unos pocos controlan la riqueza de todos, y éstos, que están arriba, deciden el futuro de los de abajo sin importarles poco más que los balances de resultados. No había cambiado tanto la vida después de todo...
Esta es una novela que habla en su mayor parte de los inocentes que pagan las consecuencias de una guerra; de aquellos que se ven envueltos en una vorágine de locura y destrucción sin venirles a cuento y son obligados a combatir; de aquellos hijos que quedaron huérfanos a la fuerza, de aquellos hermanos que ejercieron de padres o madres de familia cuando debieron haberse dedicado a gastarles bromas a los más pequeños o a enseñarles lo poco que sabían. Es también una novela que habla de la las mujeres y de las distintas condiciones que manifiestan como ser humanos. Ahí está Jacinta la Sorda, casada con Dámaso porque era viuda pero aún tenía edad para retornar al rol preestablecido, que aguarda en silencio las ausencias de un marido que no la ama porque ama a otra, y que trabaja como un animal de tiro para sacar a sus hijos adelante; es quizá el personaje más potente de la novela sin pretenderlo, y lo es por su absoluta abnegación, por una entrega hacia los suyos tal que jamás hará levantar su voz aún teniendo innumerables ocasiones de justicia para hacerlo. Además, destacan otros personajes que, si bien en la novela son secundarios, tienen una importancia crucial en el desarrollo de los acontecimientos: Atilano, un hombre que controla la actividad del pueblo desde la sombra, y que mueve los hilos antes, durante y después de la Guerra para que las cosas sucediesen como sucedieron y no de otra manera; y el cura del pueblo, un hombre sin demasiada seso como para enardecer a las gentes antes de la contienda, pero que después, a medida que se van produciendo los acontecimientos, se mimetiza con el nuevo ambiente al calor de los vencedores que gritan un seductor ¡Viva Cristo Rey!
Una vez más, Toti Martínez de Lezea lo vuelve a conseguir: de nuevo nos brinda la oportunidad de conocer la trastienda de la Historia que todos conocemos, que es la vida del que pudo ser tu abuelo, tu tío, tu tatarabuelo. No ha pasado tanto tiempo y muchos quizá no conozcan que lo que sucede en la novela, sucedió realmente. Y es por ello que novelas como Llanto en la tierra baldía, narrada con la naturalidad y la cercanía con la que siempre escribe la escritora vitoriana, sirve para no dejar que el recuerdo de todo ello y de todos ellos, caiga en el olvido. Como herederos suyos que somos, estamos obligados mantener viva nuestra historia, por lo que sólo nos resta agradecerle a Toti aportaciones como la suya, y le animamos a que continúe el camino y lo ensanche con cuantas nuevas novelas considere oportuno que contribuye a ello, si lo hace mirándonos a los ojos, desde la claridad y la sinceridad con la que ha andado esta.


LLANTO EN LA TIERRA BALDÍA

Toti Martínez de Lezea




ISBN: 978-84-9109-340-4


Blog de la autora
 http://martinezdelezea.com
 

Para adquirir el libro, pinchad para comprar Llanto en la Tierra Baldía
Puede leer el primer capítulo, de Llanto en la Tierra Baldía


 Una Reseña de Santiago Navascués

©TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

lunes, 4 de febrero de 2019

Mi vecino, su robot y yo, de Israel Campos.

Mi Vecino, su robot y yo, de Israel Campos


Mi vecino, su robot y yo, Israel Campos
Portada Mi vecino, su robot y yo.

Samuel está intrigado por su vecino, don Pablo, un anciano misterioso y huraño. Todo el mundo lo considera un viejo chiflado: nunca habla con nadie y solo sale de casa si es absolutamente necesario.Sin embargo, Samuel descubrirá que don Pablo es un personaje más interesante de lo que parece. ¿Quién podría sospechar su verdadera identidad y los motivos por los que se ve obligado a esconderse?

Reseña-Gato-Trotero
Reseñas de El Gato Trotero

   Bien sabéis los que me seguís habitualmente, que tengo un alma de portera camuflada en un porte de despreocupación por los problemas ajenos ¡Craso error! soy cotilla por naturaleza y basta con que un nuevo vecino venga a mi edificio para que mi radar porteril se active, y no paro hasta saber quién es, de dónde viene, a qué se dedica, si le gusta hacer fiestas en su casa -cosa que me disgusta enormemente- y lo más importante: ¿Tiene mascota? ¿Cómo se llama, puedo verlo? Si, en efecto, soy la vecina amable que en verdad esconde malas intenciones, o intenciones a secas, pues como decía mi abuelo, nunca cuentes a nadie tus debilidades ni temores, los pueden usar contra ti. Y de eso se trata, cuanto más sepa de mis vecinos, mejor sabré a qué atenerme...😈 .Por eso, aunque ya no soy una niña -risas y caretos fuera, que yo todo lo veo- he disfrutado muchísimo con este libro juvenil desde el momento cero ¿Porqué? pues leed y lo entenderéis.


  Una comunidad vecinal en la que todos se conocen, nunca pasa nada fuera de lo común, y entonces un buen día llega un nuevo vecino, un anciano que no parece sentir por sus vecinos la misma curiosidad que ellos sienten por él, pues el señor, Don Pablo, es bastante huraño y muy poco social,  lo que enseguida le granjea fama de viejo chocho; pero para Samuel, uno de sus vecinitos, su nuevo vecino le despierta una curiosidad difícil de contener ¡No me extraña! si fuera mi caso, ya estaría mirando por el balcón a ver que puedo averiguar. Y entonces Samuel tiene la oportunidad de conocer al anciano debido a ¡Ñññññññññ! que no os lo voy a decir, que soy bocachancla pero no tanto, tendréis que leer el libro para saber el motivo por el que ambos personajes se conocen, bueno, ambos no, los tres. 

   Si, es que Don Pablo vive con Hawking Einstein Newton, y no, no es un gato, pero es igualmente de atrayente, o puede que más ¡Y si yo digo eso, es que tiene que ser alucinante! y lo es, pues se trata de un robot ¡Wooooow, un robot! ¿Qué niño no ha soñado con eso? niño y adulto, pues en mi casa hay más robots que personas (La Rumba, La Conga, la Batidora americana, Alexia...) pero donde esté un robot androide, que se quiten los achiperres de la cocina ¡Dónde va a parar!

  Poco a poco, el niño y el anciano entablarán una amistad de esas que solo ocurren una vez en la vida, en la que generaciones distintas empastan como almas gemelas, y Samuel descubrirá que el anciano no es un simple abuelo algo locatis, entre ellos surgirá una amistad y correrán una aventura de las que no se olvidan nunca: un secreto, un objeto que proteger y villanos de película, de esos malos malísimos  ¿Qué más se puede pedir? pues ya puestos, una edicíón maravillosa pues si la historia ya es fabulosa, las ilustraciones que encontramos en el libro no hacen más que atraernos más hacia el relato, tanto las pequeñas que acompañan al título de cada capítulo como las grandes que encontramos de vez en cuando, de verdad que son una maravilla.

 No penséis que se trata de un libro infantil corto que nos cuenta una historieta para niños, no no, de eso nada, se trata de una novela corta en toda regla, muy bien narrada, con diálogos y situaciones tanto misteriosas como humorísticas que harán las delicias de niños y mayores, o mejor dicho, de adolescentes, pues su estructura es ideal para chavales de diez años en adelante, entre los que me incluyo, que más de diez años tengo...ea. Y es que si necesitáis la excusa de leerlo para o con niños, adelante, pero si como yo, estáis en ese momento de la vida en la que ya no hay que buscar excusas para hacer lo que te de la gana, pues mejor para vosotros, la disfrutaréis muchísimo sea cual sea vuestra edad; y es que me lo he pasado pipa leyendo el libro, ya desde que lo vi en el blog de Laky lo supe: tenía que ser mío, y no me equivoqué, ha sido un disfrute absoluto. Un profesor muy Jerry Lewis y Doc de Regreso al futuro, y un niño avispado y astuto, muy Goonies, un robot que es lo más de lo más y una aventura sin par ¿Cómo es que no la estáis leyendo ya? 


CONCLUSIÓN: Un libro para jóvenes y no tan jóvenes a los que les gusta disfrutar de las historias de aventuras y misterios que pueden ocurrirle a cualquiera ¿Sabes quién vive en la puerta de al lado de la tuya? tal vez tengas a un vecino que guarda un gran secreto y quien sabe, un robot con el que has soñado toda la vida. Yo por si acaso, no le quito el ojo de encima a una sexagenaria que lleva menos de un mes viviendo en mi edificio, como que le veo un aire de Mata Hari que no se puede aguantar...ya os contaré. 



MI VECINO, SU ROBOT Y YO

Israel Campos

Editorial Algar

Adquirir el libro




 © TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS