viernes, 19 de enero de 2018

ESTALLIDO EN EL SILENCIO de Carmen Crespo Saitua

Huyendo del silencio sordo 
este mundo impío
rompo a llorar una vez mas solo,
 triste en este
rincón que es solo mio.
 Es solo tu amor a quien mi ser roba la paz,
esta tranquilidad que es solo fugaz,
solo mientras tu recuerdo no esta presente, 
y una vez mas soy ante este dolor impotente
y me maldigo por este cobardía, por este
silencio por este tu amor ausente.



Esteban Ridau, decorador de éxito y pagado de sí mismo, no acepta la pérdida de su esposa Laura a causa de un accidente de tráfico.
En el momento en que toma conciencia del vacío absoluto en el que se encuentra como rey sin reina ni reino, y a punto de caer en una profunda depresión, descubre unos datos sobre su esposa, que le muestran una mujer diferente a la que él conocía
¿Quién era realmente Laura? ¿Con quién había estado conviviendo todos aquellos años?
Su orgullo herido le impulsará a investigar sobre la aparente doble vida de su esposa.
Mario, un taxista argentino, y otros personajes singulares acompañarán a Esteban en sus pesquisas por la ciudad de Barcelona, una ciudad desconocida para él, marcada por las desigualdades sociales.


Para mi ha sido  una grata sorpresa descubrir autora y novela, y ahora puedo decir tras leerla que no se merece ser casi una desconocida, una vez más, la gran injusticia del nombre y el respaldo de una gran editorial detrás. Solo había leído dos reseñas sobre ella, en las Inquilinas de Netherfield y en Un lector indiscreto, y me da un poco de vergüenza decir que yo, YO, gran defensora de los autores noveles o desconocidos, no le diera una oportunidad hasta el momento en que el libro me tocó en un sorteo (acabo de torcer el morro y mirar hacia arriba como el que pide clemencia por su delito) . Cuando leo la sinopsis me estremezco. Al acabar la lectura del libro sigo estremecida. Durante un rato, mientras estaba delante de la pantalla para comenzar a escribir esta reseña me pienso muy bien si comenzar con mis habituales Érase una vez... el libro ha despertado en mi un recuerdo y un sentimiento que aunque no lo he olvidado, si se ha apaciguado con los años, pero me doy cuenta que al comenzar a escribir mi ira se dispara y la mala leche me puede, y esa no es la actitud ni el mensaje que suelo dar, al menos intentar, en esa introducción que suelo hacer. Así que decido hacerlo de un tirón, junto a mi opinión del libro, para que se entienda si en algún momento de la reseña me enervo un poco o quedo desaforada a vuestros ojos: perdí a unas de mis tías en un accidente de tráfico, y mi prima quedó seriamente dañada para el resto de la vida ¿Y el ebrio marido y conductor? ileso, feliz y contento y viviendo del seguro de vida...vale, se me ha subido la mala leche de golpe, así que corro un tupido velo y os cuento mis impresiones objetivas.
Esteban, el marido de Laura, despierta del coma y recibe la noticia de que esta ha fallecido en el accidente ¿y qué hace él? enfadarse por que su mujer lo ha dejado solo. Claro, yo pillo un cabreo con él que le deseo de lo malo lo peor, así soy yo de efusiva y sin filtros, toda intensidad en lo bueno y en lo malo; pocas veces suelo dejar una lectura para tomar el aire y relajarme un poco antes de seguir leyendo, al fin y al cabo solo es una novela, me digo, y no tiene nada que ver conmigo, me están contando una historia aunque tenga algo en común con mi propia historia. Entonces, mientras me relajo tomando el aire, aunque en realidad esto es una metáfora, pues lo que hago es comer algo dulce y mirar por la ventana, cosa que me sienta mejor que el aire solo, pues en ese momento es cuando me digo ¡Realismo, eso es, es puro realismo! caray con la autora, su Ópera Prima y lo ha bordado ya en las primera páginas, ha logrado que me afecte personalmente y me haya metido tanto en la historia que hasta me he cabreado ¡Yolanda hija, que ya no tienes edad de rabietas! y vuelvo a la lectura con ganas, otra perspectiva y sin ataques de ansiedad por el chocolate. 
Y esta vez la leo de un tirón. Es entonces cuando la lectura se convierte en una auténtica delicia, voy conociendo secretillos, dudas, detalles de los protagonistas y sus vidas, y todo en pequeñas dosis, como cuentas de un collar que tras romperse ha de ser recompuesto una a una; me encanta la forma en la que la autora nos va contando y desvelando estos detalles, estos datos sin los cuales tenderíamos a sentenciar y prejuzgar -siempre hay alguna reseñadora que habla más de la cuenta antes de leer la novela entera, ejem ejem ejem- a Esteban sobre todo.  Este se da cuenta que en realidad sabe bien poco de la que fue su esposa, él, diseñador de éxito, presuntuoso y prepotente, solo se ha preocupado de si mismo y de su éxito, sin darse cuenta que a su lado había una esposa y madre que necesitaba muchas cosas que le pasaron desapercibidas. Preguntas y más preguntas sin respuestas son las que inundan su mente ¿Quién fue Laura? y claro, en ese momento, con secretillos y misterios por el medio, mi alma de portera está excitadísima y aquí hay cotilleos para dar o vender, o al menos, para imaginar y elucubrar ¿Cómo no había leído yo antes esta novela? la trama es una perfecta tela de araña, bien tejida, resistente a pesar de su aparente fragilidad y lo mejor de todo, giros y giros de un hilo brillante y casi trasparente que ejerce de hilo de Ariadna en la historia ¡Qué buena eres Carmen! salto a salto en el tiempo para contarnos el pasado de Laura y sin caernos en ningún momento de la tela de araña a la cual seguimos como si fuera un plano con dos caras de una ciudad, la actual y la antigua. Tan semejantes y tan distintas en la forma, pero en el fondo, las cosas no cambian tanto como creemos...
Pero no puedo contar más cosas sobre Laura (a la que inconscientemente llamo en mi fuero interno Soledad, por mi tía) porque es un personaje precioso, enigmático, cargado de fuerza, vamos, no me cabe la menor duda que es la auténtica protagonista de la novela, ella y su vida, o sus vidas...y como diría Mayra en el Un, dos, tres, hasta aquí puedo leer porque de verdad que tendréis que descubrirla por vosotros mismos porque os llenará por completo, os hará despertar sentimientos maravillosos y alguna que otra lágrima o chasquido de lengua ¿Y Esteban ahora que ya le conozco mucho mejor, ha logrado cambiar mi impresión sobre él? pues no. Lo siento, pero no me gusta ese tipo de personas, de hombres, fríos, calculadores, intrigantes, impasibles...de verdad que lo he intentado, pero con el Señor Ridau no he podido empatizar ni en un solo momento de la historia. Y me gusta, me gusta porque le ha dado al libro ese punto de novela negra, de thriller oscuro en el que el protagonista no se conmueve más que con su propio dolor, y al mismo tiempo, con su actitud ha hecho que Laura brille más todavía en comparación con su tibieza emocional. Pero no creáis que es esta una novela negra. Ni un drama. Ni una comedia. Es todo eso y otra cosa distinta a la vez.

Si me gustaría señalar a un personaje el cual me ha encantado, con el que he empatizado más que con Esteban y que me ha caído mucho mejor, alguien que juro que creo que conozco aunque sea con otro nombre, y de nuevo aquí el mérito es de la autora por darle vida propia y realismo: Mario, el taxista. Me encanta ¿Alguien ve la serie Houdini y Doyle? pues así llegan a mí Mario y Esteban, como un contrapunto perfecto el uno del otro, sensatez e incredulidad, frente a espontaneidad y fe. Aunque en esta ocasión si tengo favorito, cosa que no me pasa en la serie...(vale, sigo, que me disperso otra vez)

CONCLUSIÓN: Una novela que sorprende muy gratamente con su lectura, escrita de manera elegante y casi casi impecable, envuelve al lector con su sencillez y su claridad, con el buen hacer de una escritora que ni nos da páginas de más ni nos resta detalles, nos da justamente lo que necesitamos, una novela que va más allá del puro entretenimiento sin estrujarnos las neuronas con giros rocambolescos o un final fantasioso. Una lectura totalmente recomendable por su estilo, trama y sobre todo, por sus personajes. 

PUNTUACIÓN:

ESTALLIDO EN EL SILENCIO
Carmen Crespo Situa

Editorial Maluma

Facebook de la autora

Poema inicial: Gorrión Azul.

martes, 16 de enero de 2018

ITTUN, de Toti Martínez de Lezea



Nunca podremos conocer realmente lo que somos si no somos capaces de descubrir quiénes fuimos. Hoy, echar la vista atrás y acudir a las fuentes de hace veinte, cincuenta, cien años, es relativamente fácil. Apenas a unos clicks de distancia digital, alguno de los buscadores de internet nos ofrecerán infinitos resultados en los que se nos vuelca un sin fin de información relativa a esos años, bien en forma de ensayos, libros, copias digitales de periódicos de las épocas... Si además queremos retrotraernos algunos siglos en el tiempo, es posible que algunos medios desaparezcan, pero siguen abundando los estudios realizados por personas que investigaron los primeros escritos que dejaron unos pocos para acercarnos, lo más asépticamente posible, la vida, los usos y las costumbres de los hombres y mujeres que nos atraen. Sin embargo, existen pueblos que hunden su cultura en la noche de los tiempos que no acostumbraban a escribir en algún soporte lo que les importaba, lo que les atemorizaba... su vida. Su único lenguaje era su voz, y ésta, el cauce de transmisión de su pasado y su memoria. Es por ello que mucho se perdió cuando se desvanecieron los recuerdos, y si no había quién recordase, muchas cosas que exisieron, dejaron de ser.... Todo lo que deja de recordarse, muere.


Cuando hace 3 años reseñábamos Enda, la primera novela acerca de la mitología vasca en la que Toti Martínez de Lezea trataba de adentrarnos, ya expusimos que se trataba de una historia potente y que podría dar para mucho más, ya que estamos hablando de un universo muy amplio, nutrido de innumerables criaturas extraordinarias. Si bien es cierto que la nula costumbre de los vascos por la transmisión escrita de su mitología impidió que aquellas historias llegasen hasta nosotros de un modo fácilmente reconocible y reconocido por todos (como es el caso de los dioses griegos o los egipcios), al menos sí que ha llegado gracias al hábito de contar historias en familia en torno a un fuego común que calentaba los estómagos, así como la curiosidad y la imaginación de quienes escuchaban contar a los más ancianos unas increíbles historias de lamias, dragones, gigantes...
Llegados a este punto, y para hacer justicia a una incansable labor que duró una dilatada vida entregada al estudio y la investigación, es necesario mencionar al padre José Miguel Barandiarán, un hombre dedicado plenamente al estudio de la cultura vasca y que trató de recuperar, del recuerdo de los más ancianos, decenas de leyendas, anécdotas, hechos o cuentos que devolvían a la vida a las criaturas fantásticas que moraban los arroyos, las montañas, los valles, las encrucijadas de caminos vascos. Barandiarán rescató del olvido el contacto de los primeros vascos con su entorno, hasta el punto de divinizarlo.
Toti Martínez de Lezea, una enamorada de su tierra vasca y de las gentes que la moran, decidió hace unos años componer un relato que recogiese el legado de sus ancestros, y acercarlo al gran público actual hilvanando una novela que fuese presentando una mitología de manera atractiva, mezclada con unos hombres rudos y valientes, que veneraban a la diosa Amari, enemistados por pastos u ofensas entre familias de distintos clanes, pero que deben unirse para combatir como un sólo pueblo al enemigo externo. Decidió que sería un trabajo extenso, y que deberían ser varias las novelas que comprendiesen tan ambicioso proyecto; concretamente siete, pues este era el número de moradas (montañas sagradas) en las que la diosa madre vivía a lo largo y ancho de la tierra de los vascos.
Y así, llega ahora la segunda novela, Ittun, que nos lleva hasta la Sierra del Dragón y Roca del Águila (Sierra de Aralar y monte Txindoki, respectivamente si los buscamos en un mapa, entre Guipuzkoa y Navarra). Si en la primera novela la amenaza provenía del norte bajo el rostro del temible ejército Frei,  en esta ocasión los hombres y mujeres de Enda deben prepararse para combatir a los Gauta, llegado desde las tierras del sur. Son tiempos convulsos, y en ellos asistiremos a un doble enfrentamiento: el que mantienen los mortales por conquistar nuevos territorios, o tratar de mantener la tierra heredada; y el que mantienen los seres sobrenaturales, la diosa Amari, madre, creadora y protectora de Enda, y su hijo Inguma El tenebroso, señor de la Oscuridad y corruptor de corazones.
Aparecerán nuevos personajes, y regresarán algunos de la primera novela (cuarenta inviernos después) que servirán como nexo de unión entre ambas, creando un hilo común que transciende a cada novela en sí misma, y permite imaginar una gran trama por encima de todas las demás que fluyan en cada uno de los volúmenes. De este modo, la escritora consigue que esta segunda novela pueda leerse por separado sin necesidad de haber leído previamente la anterior, pero al mismo tiempo, por los datos que ofrece de boca de sus personajes, se nos abra el apetito literario de introducirnos en esa primera novela con la que comenzó todo.
El estilo literario es el estilo Toti, sobradamente conocido por su fiel y cada vez más amplio grupo de lectores, que auna agilidad en la narración, vocabulario accesible, control de los tiempos para mantener la atención del lector, y algunas dosis de un peculiar humor marca de la casa.
Nos encontramos, pues, ante una novela que atraerá la atención de los lectores (o espectadores) de fantasía épica, y a todo aquel que quiera descubrir que aquí cerca, mucho más que Invernalia o La Comarca, existió un pueblo que entregó generaciones enteras por la defensa de su forma de vida y sus costumbres, y que lo hizo gracias al amparo de los dioses, con ayuda de gigantes y dragones; por su libertad. Conseguir que la mitología interese no es tarea fácil, nunca lo ha sido, pero Erein ha sabido apostar a caballo ganador. Sólo el tiempo sabe si este proyecto se convierte en algo mucho más trascendente a nivel cultural, más allá de la matemática financiera. Ojalá que así sea.

Santiago Navascués Ladrón.


ITTUN
Toti Martínez de Lezea

ISBN: 978-84-9109-236-0

Blog de la autora
http://martinezdelezea.com/

Para adquirir el libro, pinchad Aquí
Puede leer el primer capítulo, Aquí

©TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

domingo, 14 de enero de 2018

¡¡ CELEBRACIÓN Y GATOSORTEO EN EL TROTERO!!





Día a día, paso a paso y trotando trotando hemos llegado a ¡400 seguidores! podéis imaginar lo contentos que estamos en el blog con contar con todos vosotros reseña a reseña, y es que sin darnos cuenta a penas hemos pasado de leer, reseñar y comentar, a rodearnos de amigos estupendos con los que compartir lecturas y momentos inolvidables. Mil veces mil docenas de gracias. 
Y ¿Cómo celebrarlo con vosotros? pues como más nos gusta a los locos por la lectura y los libros, con un buen libro. Sorteamos ITTUN de Toti Martinez de Lezea, una de nuestras escritoras fetiche en el blog, siempre amable con este Gato y siempre colaboradora con estos Troteros. 

Os lo vamos a poner fácil, queremos agradeceros vuestro apoyo no haceros participar en una yincana, así que tan solo os pedimos lo siguiente: 
a) Ser seguidor del blog (mediante GFC o el nick con el que nos seguís) 
b) Dejar un comentario en esta entrada diciendo que participáis junto al enlace de seguidor.

Esto es lo único que os pedimos, pero si además habéis comentado alguna de nuestras anteriores reseñas y os lleváis el banner a vuestro blog o nos ayudáis a compartir, tendréis un regalito sopresa que recibirá el ganador junto al libro.

El sorteo comienza hoy a las 17:00 horas y finalizará el día 28 de enero a las 17:00 horas, el ganador o ganadora tendrá 48 horas para reclamar su premio enviándonos un mail a vagamundos12@gmail.com, de no ser reclamado volveríamos a sortearlo. Y llegados a este punto, no tenemos más remedio que recordaros que todo aquel que se borre una vez realizado el sorteo no volverá a ser incluído en un evento en este blog, y si eres el agraciado además procederemos a anular el envío; no nos gusta hacer estas cosas pero por desgracia es necesario. 
Decir también que el envío correrá de nuestra cuenta por lo que no nos hacemos responsables de pérdida o deterioro del paquete, siempre confiando en que llegue a su destino sin problema. 

Nada mas, Gatroteros, un beso y mucha suerte a todos ¡Esto sin vosotros no sería lo mismo!

Besos, Santiago y Yolanda.