jueves, 5 de julio de 2018

KIZUNA, la maldición de Yumiko de Enric Landeira Querol


Ubume expiró su último aliento
doloroso y funesto parto 
no tendría a su bebé en brazos,
no amantarían sus pechos
no recibiría sus besos,
su don más preciado
partió con ella al otro lado.
No la mires si la ves deambulando,
no sostengas al bebé en tu brazo
Ubume te cargará con lo más pesado
y una piedra en pos 
de un bebé, te habrá aplastado.

(Canción sobre Ubume, fantasma de la madre muerta)




La primera vez que vi una película de terror japonesa, fue de manera involuntaria; eran los ochenta, a mitad de década, cuando la televisión solo tenía dos canales, y el UHF era el canal para los raritos, donde hacían documentales y emitían películas para "una inmensa minoría". Mi madre y mi hermana estaban en el pueblo con mis abuelos, poco antes de Navidad, mi padre no pudo llegar a tiempo desde no recuerdo que parte del "extranjero" y allí estaba yo, sola en casa, pasando la noche sin nadie más en casa. Me aseguré de no decir ni a mis tías ni  a mis amigas que mi padre no llegaría hasta el día siguiente para que nadie me obligase a irme a su casa, ni loca aguantaría a mis primas de nuevo y no me gustaba dormir en casa de mis amigas con todos aquellos hermanos pesados y chillones, así que, me callé ladinamente y me dispuse a pasar una noche de dulces y serie sin censuras, fuese cual fuese la que hicieran ese día que hoy ya ni lo recuerdo. 
Pero puse la tele en la "segunda cadena" un momento y allí estaban, las primeras imágenes -en blanco y negro- de "unos chinos" durmiendo y una mujer con la cara desencajada y los huesos un tanto de lo mismo, reptando por las paredes de una habitación como si fuera una lagartija, me quedé sentada en el sillón incapaz de levantarme a cambiar de canal (si si, antes los mandos de la televisión éramos los niños, y si había uno pequeño a él le tocaba fijo) y desde el momento en que la reptadora me miró a los ojos con las órbitas vacías y negras como una orza de morcillas, petrificada me quedé para los restos, o al menos para el resto de la película pues ya no me pude levantar de aquel sillón -hasta puede que durmiera allí esa noche, ni me acuerdo- la película era en blanco y negro, terror japonés, El Gato Negro,  era mi primer contacto con los fantasmas vengativos nipones, dos mujeres que volvían de ultratumba para vengarse de los canallas que las habían asesinado. No recuerdo mucho más, puede que el miedo borrara el resto de recuerdos, pero aquellas imágenes me acompañaron durante mucho tiempo, día y noche...pero una extraña curiosidad o morbo, vaya usted a saber, se apoderó de mi, y un par de años más tarde, yo misma proponía en clase ir a ver una de estas películas al cine club donde nos llevaban una vez al mes a ver "pelis raras". 
El cine y la literatura de terror japonesas, me atraparon cual fantasma  y ya no he podido dejar de ver y leer esas macabras pero fantásticas obras de arte...



¿Conoces la leyenda japonesa del hilo rojo?
Pocas historias de amor permanecen vivas después de la muerte, y entre tus manos tienes una de ellas. El desconocido mundo de los fantasmas vengativos se convierte en el hilo invisible que va tejiendo esta novela, por cuyas páginas discurren elementos tan dispares como la mafia yakuza, los sucesos paranormales, la ambición o el más puro y verdadero amor.
Dos asesinatos semejantes y ninguna pista. Un departamento de policía en jaque buscando al culpable. Todo encierra una causa oculta y Tetsuya está dispuesto a descubrirla, aunque para ello deba arriesgar su propia vida.
Kizuna: La Maldición de Yumiko es el primer volumen de una trilogía cuyas historias, aunque independientes, contienen sucesos vinculados y comparten Tokio como escenario común.
Las dos siguientes entregas ofrecen revelaciones y acontecimientos imprevistos que envuelven la trama de intriga y misterio. Ningún personaje imagina que la maldición lo conduce hacía un viaje del que jamás logrará escapar...



No se como se me escapó esta novela de entre las novedades de la Editorial, aún no me lo explico, ¿tanto me quise salir de mi zona de confort que me fui por los cerros de Úbeda? vamos, ni enterarme de que la tenía a mi disposición. Menos mal que me la hicieron llegar sin previo aviso, la responsable de prensa debió pensar que se me había ido la pinza o me estaba dando un ictus y decidió por mí ¡Qué malo es llegar a vieja! el caso es que cuando la tuve entre mis manos ya no pude dejar de pensar en otra cosa que leerla, y hasta que no comencé no me quedé tranquila...bueno, lo de tranquila es un decir porque desde las primeras páginas ya estaba ojiplática, y aún me quedaba pasar a quedarme boquiabierta y llegado el final, hasta con las patas vueltas. Me levanté y me senté tantas veces, que hice más ejercicio de sentadillas en un fin de semana leyendo que en un año de gimnasio (se que con estar apuntada no vale, que hay que ir, peeeeero...) nervios, puritos nervios los que se apoderaron de mi, sobresaltos a troche y moche, y claro hermosos, esto con mis antecedentes cardiacos muy bueno no debe ser, pero la dichosa Yumiko y compañía me tuvieron toda la lectura en un "tris" de darme un "flus".

Comenzamos conociendo a Tetsuya, treintañero que trabaja en una empresa de seguros de salud, lleva nueve años en el mismo puesto y empieza a sentirse cansado de tanta rutina y pocas expectativas por lo que decide prepararse para optar a un puesto mejor como asesor personal; para los que estéis familiarizados con la literatura japonesa, sabréis que esta es mucho más lenta en la narrativa que la occidental, los capítulos suelen ser largos, detallados, incisivos, y aquí, aunque el autor es catalán, se nota la influencia de su estancia en Japón, pues nos sería casi imposible diferenciar una auténtica novela japonesa de esta, es magistral el dominio del estilo y el lenguaje por parte de Landeira. Recalco esto desde el principio para que a nadie le pille a engaño si decide lanzarse a la lectura sin conocer el modus operandi de los autores japoneses (o nipón de corazón) porque hay que tener paciencia y saber disfrutar y saborear sus letras; en el primer capítulo ya sabemos todo de Tetsuya, desde su trabajo, sus emociones, sus trayectos, sus aficiones, su vida en pareja, sus sueños, sus temores, sus planes de futuro, y es algo que yo siempre agradezco en este tipo de novelas, que el autor nos muestre a los personajes como personas, como tú o como yo, para que sepamos que estas cosas, no solo les pasan a los otros, también nos puede pasar a nosotros...Así que armaros de paciencia y disfrutar con las narraciones y descripciones de personajes y ambientes, más visual es imposible.  
Tetsuya vive en Tokyo, una de las ciudades más cosmopolitas del mundo, es imposible encontrarte a solas en una ciudad como esta, los ciudadanos son como hormiguitas moviéndose por un complicado hormiguero de estrechas galerías, pareciera que estamos condenados a vivir sin espacio en pos del progreso, la soledad solo es un sentimiento, no un hecho físico; Kaori Izumi, su pareja, es una cantante famosa ahora venida a menos por un incidente con su exmanager y expareja, que fue difundido en las redes sociales y que acabaron prácticamente con su carrera, pero al igual que Tetsuya, sus planes de futuro incluyen un cambio en su vida, y en breve conseguirá ser de nuevo famosa. Así que en las primeras páginas del libro conoceremos parte de su gran historia de amor y la fortaleza de su relación, pero ¿es que se os había olvidado que esto no es  una novela romántica? al menos no como la conocemos en occidente, estamos ante una historia de fantasmas, de venganzas, de ambición, de poder, de maldad, y si, también de amor. La carnaza para los amantes de la novela de terror -aunque no la definiría en esta ocasión así, más bien como suspense y novela negra, pero si, con pinceladas de terror- comienza cuando Tetsuya, subido a una bicicleta regresa a casa y una joven, sin aviso ni pudor, se sube al portaequipajes y le pide que la lleve a casa...lo que el protagonista ve, oye y siente junto a esa extraña joven, hace que mil escalofríos recorran su espalda. 
Y ahora ya no hay quien pare la historia de fantasmas y maldiciones, de venganzas y crímenes.
Lo paranormal y el terror se mezcla prodigiosamente con una investigación criminal por parte de la Inspectora Rei Misake y su ayudante Daisuke, cuando encuentran el cadáver de una joven, Natsuki Watanabe, el cual no aparente a simple vista haber sufrido violencia alguna  e incluso se piensa en una muerte natural hasta que  un macabro descubrimiento les lleva a ver semejanzas en una muerte anterior, la de la joven Yumiko.
Esta muerte, llevará a la Inspectora hasta Tetsuya y Kaori, los cuales no tienen ni idea de lo que está pasando, veremos como las muertes de las dos chicas, y una tercera,  están relacionadas, y como estas a su vez, relacionan a los dos protagonistas con la macabra historia, con la Inspectora Misake y con Erisawa, un Yakuza; acción, crimen, sucesos paranormales, fantasmas vengativos, mafia japonesa, suspense, misterios, amor eterno e incondicional, y ternura. La narración es fluida, no temáis por esas descripciones de personajes y lugares, os vendrán de fábula para seguir la trama y conocer con quien tratáis y a quien os enfrentáis, porque viviréis la historia como si fuerais un personaje más. 
Otro punto fuerte de la novela, como si no tuviera muchos ya con la propia historia, es el viaje que realizamos por las calles de Japón de mano de los protagonistas y magistralmente dirigidos por el autor; si no conocéis Japón como es mi caso, os insto a abrir el Google Maps y seguir la narración calle por calle  junto a los personajes, el autor dibuja un mapa exacto de la ciudad no dejando ningún cabo suelto y dotando de realismo y acción a la intriga.

Hasta ahora llevo a rajatabla no pronunciar ciertos nombres, como el de Candyman cinco veces seguidas, miro a mis pies cuando me siento en el coche no vaya a ser que Toshío Saeki aparezca entre mis piernas con su rostro blanco y sus ojos negros mientras abre la boca de manera fantasmagórica, no me paro a mirar si a mis espaldas yendo en el metro escucho un "Teke-Teke" a mis espaldas y la mujer partida por la mitad aparece; hasta en el baño tardo lo menos posible no vaya ser que a "Aka-Manto" le de por aparecer y pedirme un rollo de papel rojo o azul ¡Vamos, que ni aparezca! y por supuesto no osaría nunca, y os aconsejo que sigáis mi premisa, leer en voz alta el "Tomimo`s Hell" el poema que te mata, vamos, no se me ocurriría leerlo ni con el pensamiento. Además, ahora, no pienso ir en bicicleta jamás de los jamases, y cuidado con los talismanes ajenos...no os fiéis. 

CONCLUSIÓN: Una novela de terror clásico japonés, con los toques precisos de acción, trhiller, amor e incluso humor, que nos hará levantarnos de la silla como si tuviéramos un resorte; adictiva, trepidante, sorprendente hasta el final, el cual os dejará sin aliento, y no temáis caer en el aburrimiento o en la previsibilidad, ninguna de las dos cosas van  a pasar, creedme. Se trata de la primera parte de una trilogía, la cual se puede leer independientemente al cerrar la trama principal, pero dado que nos encontraremos con algún personaje ya conocido, no me perdería ninguna de las tres novelas; si sois amantes de películas como La maldición, Dark Water, Rasen, Pulse o The Ring (nada de americanadas, las versiones japonesas originales) esta es vuestra novela, la viviréis con todas sus consecuencias y la que avisa, no es traidora. Si el género no es lo vuestro, pero queréis emociones nuevas y cargadas de adrenalina, es una buena forma de sentir el peligro en vuestra piel...Magistral. 



KIZUNA, LA MALDICIÓN DE YUMIKO.
Enric Landeiro Querol

Editorial Círculo Rojo

Adquirir el libro Aquí


38 comentarios:

  1. ME ENCANTAAAAA
    Ya sabes que el terror y el suspense me fascinan.
    Este libro es para mi también :P
    Un besitoooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un disfrute total Sandry, lo devoré en nada y no podía dejar de pensar en él ni cocinando, jajajaja.

      Besitos carinyet.

      Eliminar
  2. A ver, es que por lo que cuentas parece hecha para mí. Querías tentarme ¿eh? XD XD Apuesto a que la disfruto tanto como tú :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Por supuesto! los males con pan son menos males y en compañía ni te cuento, jajaajaj.
      Es una pasada, de verdad.

      Besitos cielo.

      Eliminar
  3. Pero desde cuando nuestra Yolanda ha sido normal? Lo de las pelis raras ya me lo imaginaba yo, que ibas tu a hacer algo normal.
    Ya te has metido con la Yakuza y ya se me ponen los dientes largos.
    Eso si, no he podido evitarme reirme con lo de Candyman, bahhhhh que la mitad ni la conocerán, que vamos para la vejez jajaja
    Tiene pintaza.
    B7s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay Candyman! no lo conocerán, pero para las teenager de os ochenta fue lo más, qué miedo por Dios...jajajajaja.

      Besitos mi rubia favorita.

      Eliminar
  4. Hola!! pues con los escritores japoneses (o con el señor Murakami en concreto) tengo una relación de amor/odio. Por un lado me gustaría leerlos pero por otro no termino de conectar con la forma que tienen de escribir. A lo mejor es porque tampoco he dado con una historia que de verdad me guste y esta, que mezcla varios elementos que si lo hacen, a lo mejor s la indicada para darle una oportunidad a esta literatura. Por cierto, la primera película de terror que vi yo fue The Ring, con unos amigos, a oscuras, todos apretujados en el sofá y ya te digo que pasamos unos buenos sustos. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque la narrativa es muy parecida porque la cultura está muy arraigada en ellos, yo distinguiría entre autores como Murakami y los autores de narrativa o los poetas a los autores de la novela de terror, guardando un mismo estilo porque la cultura es así sí que tienen una gran diferencia entre unos y otros y yo creo que es básicamente en la fuerza visual de las historias 😅

      Te morirías de miedo ¿A que mola? 😂
      Besitos 💋💋💋

      Eliminar
  5. Fui una súper fan de las pelis japos de miedo y la primera fue The ring, la original, claro. Lo de la tía saliendo del pozo, insuperable. Hace mucho que no veo ninguna porque cuando empezaron a clonarlas se acabó la Magia. Había una que me gustaba mucho y que nadie más ha visto, Dos hermanas y tuve que verla varias veces para pillarla bien. La del videoclub flipaba conmigo, creo que me la tenía que haber regalado.
    Dicho todo esto no sé para qué reconozco que libros de miedo japoneses no he leído ninguno. Lo que me hacía desconfiar de este libro es que el autor fuera occidental pero por lo que cuentas ha venido con la lección aprendida.
    Me lo súper apunto.
    Qué bendición que no hubiera móviles cuando éramos peques, era todo un mundo de posibilidades ¿verdad? Lo que hemos perdido...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo te recomendaría películas de terror japonesas pero antiguas, de los años 60, blanco y negro, fuertes, con menos efectos de las de ahora, directos al miedo, al terror más profundo, ¡buff! yo de verdad te lo aconsejó, no me perdería ninguna -que yo me he perdido pocas, ni antiguas ni modernas porque me he hecho fan total, prácticamente vivo obsesionada con el mundo oriental- ☺️

      Y si, menos mal que no había móviles, ni internet, ni nada por el estilo, yo lo hubiera pasado muy mal, me hubieran declarado persona non grata en muchos sitios...😂😂😂

      Besitos corazón 💋💋💋

      Eliminar
  6. Hola!
    Este no me lo llevo, el género no me anima mucho jeje
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  7. Me lo apunto, este género y la trama me llaman mucho, la verdad :)
    Muy buena reseña.

    Un abrazo, nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces te encantará porque es fenomenal, desde principio a fin lo pasas con un ¡ay! en el alma😂😂😂

      Un besito 💋

      Eliminar
  8. Conozco la leyenda, así que me apunto la novela :)

    ResponderEliminar
  9. Puff, ni sé por donde empezar. Pero bueno, es cierto que la narrativa japonesa tiene lo suyo y no es igual que leer la occidental, lo que me ha sorprendido es que un autor occidental logre capturar la esencia y que diciendo que tu si estás habituada ha hecho un buen trabajo... ya es decir mucho! Mi primera película japo fue La maldición y como igual estaba chica tuve noches de pesadillas garantizadas pero el terror japonés siempre te llama de regreso y uno atiende el llamado, ja, ja. Y bueno, no me importaría nada pagar un buen shipping para comprar este libro (que círculorojo no llega por acá). Yo ya quiero ver de qué se trata todo esto. :) Muchas gracias, pequi. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que La maldición es muy buena es Luxe Luxe total dentro del terror japonés 👻 la novela es alucinante y de verdad que nadie diría que el autor no es japonés porque es que ha captado la esencia, el estilo, la magia, he flipado tanto que hace ya unas semanas que acabe de leerlo y todavía pienso en el libro, de verdad impresionante.

      Besitos corazón 💋💋💋

      Eliminar
  10. No me llama. En general, lo que he leído de literatura japonesa no me ha convencido (aquí el autor no es japonés pero ya sólo la ambientación me echa para atrás). Encima, pinceladas de terror, historias de fantasmas... Decidido, no es para mí
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues prepárate que solo por eso te voy a mandar a la Ubume, la Yumiko y hasta el chino cudeiro, ya verás como se te quita el miedo de golpe 😂👺👹👻

      Eliminar
  11. Calla, calla... qué época tuve yo a ver pelis de terror japonesas y coreanas (sí, sí, que las coreanas también molaban mucho)... tanto que a día de hoy seguramente no sabría decirte títulos ni nada porque las veía todas seguidas en plan maratones y ahora mismo se confunden en mi cabeza, solo recuerdo escenas y argumentos sueltos). Vamos, muy fan, aunque hace años que no veo ninguna (bueno, es que hace años que he tenido que dejar muchas cosas por falta de tiempo).

    El caso es que cine sí, pero en literatura no he leído nada sobre el tema. Y la portada parece el cartel de una peli, pero al ver lo de "Volumen I" me he dicho "¡quieta pará, MH!"... es que me da una pereza... pero luego te leo que la historia termina cerrada, y te leo lo mucho que te ha gustado, y me ha dado morriña de mis años cinéfilos en los me lo pasaba pipa con estas pelis...

    Vamos, que no me importaría nada leerlo. Eres muy malosa. Y te aconsejo que tampoco cojas el teléfono, que tengas cuidado con las goteras, que te asegures que no tengas ningún siamés por ahí perdido...

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Menuda lista tengo ya de miedos y terrores, y cosas que no hacer! luego voy por ahí diciendo que no soy supersticiosa ni creo en supercherías, y solo me falta ir por la vida con una ristra de ajos en el cuello, jajajaja.
      El cine coreano, el vietnamita también está bien, y mi descubrimiento más reciente en cuanto a terror se trata: el cine tailandés. He visto una peli que si me cruzo con un anciano hecho a correr de pavor, jajajajajajajaja.

      Besitos cielo, anímate con estos libros, ya te pasaré alguno...

      Eliminar
  12. hola,
    solo con ver la portada me he muerto de miedo, soy demasiado cagona para este tipo de lecturas asi que salgo corriendo y gritando de aquí
    Gracias por la reseña
    besotessss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en el día a día soy una miedosa de mucho cuidado, todo me da miedo, me paso el día dando respingos por cualquier cosa, pero luego me pongo a ver o leer terror y me lo paso bomba..qué cosas.

      Besukis cielo.

      Eliminar
  13. Hola guapisima, la verdad es que me has picado mucho... lo único que me echa para atrás es que sea trilogía (y sí, bueno lo reconozco, igual un poquito de "cague" me ha entrado, jeje...). LO tengo que madura, jeje...
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se tratara de otro género hubiera dicho que no, de ninguna manera iba a leer una trilogía, pero chica, terror, terror japonés en concreto y no distingo amigo de enemigo, me lanzo a por él de cabeza, jajajajajaja.

      Besitos corazón.

      Eliminar
  14. Miedo máximo con esa portada, no es para nada mi tipo de libro pero se lo comento a mi compañero de blog que es un fanático del tema.

    bEsos =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay un compañero de blog que hace el trabajo sucio por nosotras, jajajaja, el mío siempre carga con las novelas históricas, pobret.

      besitos cielo.

      Eliminar
  15. Hola Yolanda!! Me lo apunto, me lo apunto!! Tu reseña me ha dejado con una ganas locas de leerla, seguro que me gusta. ¡Gran reseña! Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Seguro que siiii! tengo ya ganas de que salga la segunda parte, es que soy asia viva, puro azogue lector, jajajajaja.

      Besitos Ana.

      Eliminar
  16. Uffff como me gusta todo lo que cuentas!!! Lo leo... sí o sí, seguro. Además de encantarme las novelas que me hacen pasar miedo (no es fácil) me gustan mucho los autores y la literatura oriental
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Otra de las mías! ¡bieeeeen! un dia organizo una quedada y nos pasamos un finde entero viendo pelis de terror, jajajajajajaja.
      Te encantará, seguro seguro.

      Besitos carinyet.

      Eliminar
    2. Pues sí..., estaría genial vivir en la misma ciudad. Compartimos muchos gustos literarios y cinéfilos
      Besos

      Eliminar
  17. Hola corazón!!
    Lees en la misma frase: terror y y Japón a mi me tiras para atrás yaaaa jeje
    El terror está más que prohibido!!! Y lo Relacionado con Japón pues mo me llama mucho jeje
    Aun así quería dejar mi huella jeje
    Un besiño desde mividapor1libro.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué no te gusta mi recomendación? qué rayo Yoli, si además de nombre compartimos gustos literarios...jajajajajajajaja.

      ¡Ay que te como!
      Besitos pequeñina.

      Eliminar
  18. Jejejee me has dejado muy tocada con esa historia inicial. Es que te he visto de renacuaja disfrutando de la soledad y esa película que te tenía atrapada jejeej. En cuando al libro, me ennnnnnnnnnnnnnnnncaaaaaaaaaaaannnnnnnnnnnnnnta. Adoro el terror. En pelis hace tiempo que no veo ninguna que realmente me satisfaga (buscaré la que mencionas) y en cuanto a libros pues me pasa tres cuarto de lo mismo. Pero este tiene muy buena pinta, así que intentaré echarle el lazo. Besos

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola! Me lo apunto ^^ Las pelis de horror japonesas nos gustan así que tendrá que ser lo mismo con los libros. Confío en tu criterio. ¡Gracias por la recomendación!
    Un abrazo =)

    ResponderEliminar