viernes, 28 de julio de 2017

MACBETH. XVIII Festival de Teatro de Olite

 

Cuando era niño, recuerdo que cuando escuchaba hablar a los mayores sobre el teatro, hablaban de algo etéreo e impredecible que lo envolvía todo: hablaban de la magia del teatro. Aquello era para mí algo fabuloso, y despertó un anhelo por acudir como espectador a una edad muy temprana. Mi deseo tardó algo más de lo que yo hubiese querido en materializarse pero, cuando lo hizo, tuve la suerte de poder comprobar que lo que los mayores narraban era cierto, que algo mágico sucedía sobre esas tablas, en los actores que adquirían voces y poses sorpredentes, pero también, y esto lo comprobé años después, en los espectadores. Nadie que fuese al teatro con los sentidos desperezados podía permanecer impasible ante algunas de esas obras a las que rápidamente me fui aficionando. No todas llegaban con esa potencia mágica, pero las que lo hacían, te hacían reflexionar y sentir cosas difíciles de explicar...
Por eso, a día de hoy, sigo acudiendo al teatro a dejarme sorprender, con los sentidos igual de desperezados y la mente abierta; porque sólo así se disfruta plenamente de este arte efímero y porque es de este modo cuando la magia, si llega, te toca, te cubre y te arrebata. ¡Bendita sea!
 
La cuarta noche de representación se presentó en Olite como la anterior, envolviéndonos un viento fresco que, sin llegar a molestar, consiguió transportarnos a las tierras de Escocia, beneficiándose del manto oscuro salpicado de vivas estrellas que se extendía sobre nuestras cabezas. Se representaba Macbeth, una de las grandes tragedias universales, una obra llevada sobre las tablas desde su estreno allá por 1.606 en el The Globe. En esta ocasión, los encargados de acercarnos la historia del rey Duncan, de Lady Macbeth, de Malcolm, de Donalbain, de Banquo, de Macduff, de Lady Macduff, o de las siniestras brujas, entre otros, son únicamente tres actores pertenecientes a la Companhia do Chapitô, una compañía lisboeta que llegó al escenario de La Cava de Olite casi sin hacer ruido... ¡Quién lo diría!
Aunque algunos de los allí presentes seguramente conocían el argumento de la obra, para muchos de los que prácticamente llenaron el aforo del teatro era la primera vez que se encontraban frente a frente, al inicio de la obra, con las tres brujas (dos, porque en esta ocasión una se encontraba ausente) que presagian tiempos tormentosos en Escocia y la coronación de Macbeth como nuevo rey. Así, poco a poco, entre el confuso destino anunciado y la turbia intervención cizañera de su mujer para verlo coronado, Macbeth asesina al rey cuando éste se encuentra de visita en su castillo y a partir de entonces, la sangre y la muerte serán las protagonistas de esta historia fascinante de intrigas, traiciones, asesinatos y fantasmas que regresan al mundo de los vivos pidiendo cuentas.

La labor desarrollada por esta compañía en la creación de un Macbeth cómico sin que pierda su espíritu trágico es brutal: en todo momento resuenan las carcajadas durante la obra, pero nadie puede permanecer ajeno al dolor, a la quemazón, a los remordimientos... que están presentes durante todo el texto. Con una capacidad gestual apabullante y un dominio de la escena y los espacios, los tres actores chirrían, gritan, susurran, cantan, silban, relinchan, ululan...; y ayudándose de unos cuchillos de cocina, una máquina de humo y tres micrófonos de pie tocan la gaita, viajan a caballo, hacen moverse a un bosque, empuñan adargas o espadas, abren y cierran puertas... No hay presupuesto para el escenógrafo porque la escenografía son ellos, como también lo son decenas de personajes en los que van mutando, de modo vertiginoso, este trío de ases: ahora uno es Macbeth, el otro Malcolm, el hijo del rey, el tercero, el general Banquo, los tres Lady Macbeth... Y así, vestidos con un kilt, la típica falda escocesa, van jugando con ella para ser hombre, espectro, mujer, soldado, niño...
Con un humor hilarante y absurdo, en el que cada escena (la del anuncio de las brujas, la de la maquinación del plan de Lady Macbeth para que se cumpla el augurio, la del asesinato del rey Duncan, la aparición del fantasma de Banquo,...) adquiere una nueva reinterpretación a pesar de ser archiconocidas. Nada de esto sería posible sin el excelente trabajo de Jorge Cruz, Duarte Grilo y Tiago Viegas como excepcionales bestias escénicas, sin olvidarnos de la meticulosa dirección de John Mowat, que adapta con un estilo alocado, original pero siempre pegado a la esencia del texto de Shakespeare una tragedia que ya nunca volveremos a ver del mismo modo.
¡Que vengan más compañías como ésta llegada desde Lisboa, con las mismas ganas, igual profesionalidad e idéntico respeto al teatro clásico sin renunciar a la irreverencia! Y si no, que repita más veces la Companhia do Chapitô, pues lo tendrán totalmente merecido. TEATRO con mayúsculas. Pura MAGIA. 



COMPAÑÍA
Companhia do Chapitô

DIRECCIÓN
Jhon Mowat

REPARTO 
Jorge Cruz, Duarte Grilo y Tiago Viegas
 
EQUIPO ARTÍSTICO/ TÉCNICO 
Ayudante de dirección: José Carlos García
  Iluminación: David Gonçalo Florentino
Vestuario: Glória Mendes
Dirección de producción: Tânia Melo Rodrigues
Distribución: César Arias "Marmone"



Redacción y Fotografía:
Santiago Navascués

©TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

21 comentarios:

  1. Jolin que paliza de teatro, cambio de tercio. La verdad es que al final me va a entrar el gusanillo. De pequeña me encantaba, pero ahora debo ponerme las pilas, la verdad, porque reconozco que creo que disfrutaría más una obra de teatro que una película, eso si, con palomitas por favor jajaja
    B7s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ali!
      Que nos va un escenario y un telón a nosotros ¡Troteros y Teatreros! Jaja. Te gustaría un montón, se disfruta muchisimo.

      Besitos 🎭🍟🍫

      Eliminar
  2. La obr la leí hace muchos años ya. Y no me importaría nada recordarla en forma de teatro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No seré yo quien no recomiende un libro, pero en el caso de Shakespeare, para sentirlo de verdad hay que ver sus obras sobre las tablas de un teatro.

      Besitos 💋💋💋

      Eliminar
  3. "Macbeth" es una de las obras de Shakespeare que más me gustan. No la he visto en teatro, pero sí en vídeo. La verdad es que es una historia fascinante. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El teatro te da inmediatez, realismo, sorpresa, ninguna función es exactamente igual en cada representación. Para mi es lo más.

      Besitos 💋💋💋

      Eliminar
  4. A pesar de lo mucho que me gusta el teatro y de lo que adoro las obras de Shakespeare, aun no he visto ninguna representación de Macbeth.

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso no puede ser, Támara, hay que solucionarlo!! En vivo es impresionante...

      Besitos 💋💋💋

      Eliminar
  5. No he visto ninguna obra de Shakespeare pero no me importaría hacerlo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si estás ante una buena compañía y buenos actores, cuando lo veas en cine dirás: bah! Jejeje.

      Besitos 💋💋💋

      Eliminar
  6. Me gustaría ver alguna obra de este atuor en el teatro :-) A ver si me animo aunque sea a leer esta obra, que la verdad es que me apetece.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo que soy gran defensora de la lectura, ante Shakespeare solo puedo decir que hay que ver sus obras representadas para ver la grandeza de su pluma.

      Besitos 💋💋💋

      Eliminar
  7. Hola!! Definitivamente tenemos que animarnos con algo se Shakespeare en teatro. Tomamos nota.
    Un beso!
    Marta y Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chicas, podréis ver a un león y toda la selva cantar, a las niñas del kit kat club haciendo bailar Cabaret hasta la abuela, pero hasta que no veais el talento de Shakespeare en un escenario, no habréis visto Teatro de verdad!!!! Jajaja.

      Besitos 💋💋💋

      Eliminar
  8. ¡¡Hola!! Me encanta el teatro, aunque no voy nunca, porque no conozco a nadie al que le guste demasiado.
    Yo participé una vez en una obra de teatro y fue una experiencia maravillosa, y eso que interpreté un personaje secundario. Espero poder volver a repetir algún día una experiencia similar, porque fue fantástico.
    ¡Un abrazo enorme! Me quedo por aquí :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, yo fui actriz teatral de joven, pero luego dejé el escenario para pasar al mundo guionistas, pero niña, una vez has subido al escenario y has visto los focos sobre ti ¡No se puede olvidar!
      Nena, tu y yo tenemos que ir juntas...

      Besos 💋💋💋

      Eliminar
  9. Hola
    Reconozco que me llama bastante la atención está obra, aunque no la he visto. El libro no creo que me ponga con él, pero la película la intenté ver por eso de que salía un actor que me encanta, Michael Fassbender, y no la puede ver. No me atraía. Pero quiero volver a darle una oportunidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      Yo he visto varias adaptaciones cinematográficas y algunas, en especial las más famosas, dejan mucho que desear.Hay una versión antigua en blanco y negro, de Laughton creo pero ahora no estoy segura, que es bastante buena.

      Un besito 💋

      Eliminar
  10. Hola, la verdad es que no conocia esta obra, pero me gusta lo que cuentas.
    de pequeña mis padres si que me llevaban mas al teatro, pero hace años que no voy y la verdad es que no se muy bien proqeu, porque se que si voy disfrutaria mucho de cualquier obra.
    gracias por traerme esta.
    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sara!
      La verdad es que dejamos de hacer cosas que nos gustan y no sabemos muy bien porqué así que retomemos buenas costumbres ¡ya! Jaja.

      Un beso 💋

      Eliminar
  11. Hola Santiago. Soy César Arias, el representante de la Companhia do Chapitô. Antes de nada quiero darte las gracias por tus palabras y te pido permiso para compartir la crítica e incluirla íntegra en el dossier que tengo de este Macbeth que, a pesar de haberlo visto ya muchas veces, sigue sorprendiéndome y haciéndome reir tanto como el primer día. Me alegro de que te gustara. La verdad es que de las funciones de esta companhia, todo el mundo suele salir encantadísimo. Un abrazo y a ver si coincidimos en otra.

    ResponderEliminar