viernes, 6 de octubre de 2017

LAS BATALLAS DE LAS MUJERES de Nieves Morano





Mujer hasta la punta de los senos, con la piel, con el sexo


es lo que soy no es un sueño. Cuando me miro en el espejo 
las veo cambiar de color," las mamas", según el temperamento.
Si las tocas se hinchan sonrosan, estallan
desbordan de su cauce como el río de su lecho.
Una vida corre en las venas ,se insinua en los nervios,
se infiltra en los conductos, se transforma en alimento...


...Cada uno buscando modos ingeniosos

para atraer mis mimos de madre, esposa, amiga.

Los senos de una mujer  tienen ese poder magnético,

a veces son fuente de dolor, sufrimiento,

cuando la comen por dentro. La vida de pronto se para,

me siento invadida en lo más sagrado,

¿qué pasa?¿ quién es esa bestia que se infiltra en mis tejidos?



(Pechos de mujer. Ana Cesana)









Guardo muchos recuerdos de mi niñez, tantos que a veces me preguntan que cómo es posible que pueda recordar tantas cosas, incluso algunas de ellas de mi más tierna infancia (recuerdo mi primer día de guardería, antes de los tres años, por ejemplo) y sin embargo cosas que han sucedido hace poco pasan por mi mente sin pena ni gloria, me cuesta recordar si estuve en tal sitio un jueves o un viernes de la semana anterior ¿o fue miércoles? pero así es, mi memoria de aquellos años está prácticamente intacta, sorprendiéndome a mi misma  en muchas ocasiones. Pero por más que echo la vista atrás no recuerdo a mi madre sin estar enferma...
Recuerdo a mi abuela riñéndome como si no hubiera mañana porque  sacaba todos los conejos del conejar, a mi otra abuela lo mismo pero con los corderitos, mi abuelo paseando conmigo o contándome historias y mi otro abuelo quejándose de que el verano era demasiado largo y los nietos demasiado gritones; mis tías me llevaban de viaje, a las ferias, a la playa, al pantano, la piscina, y mis tíos me montaban en moto, en tractor, me enseñaban a ordeñar o a pastorear, a bailar pasadobles o limpiar las carpas recién pescadas. Pero haciendo cosas con mi madre...no, no logro recordar nada.
La recuerdo en la cama, en el hospital, otro hospital, otro hospital, un nuevo ingreso, de vuelta a casa, cama, más cama, medicinas, vuelta al hospital, ahora quimio, ahora radio, ahora de nuevo quimio ¡Un descanso, nos vamos al pueblo a descansar todo el verano, bieeeeen! unos meses después vuelta al hospital,  morfina, oxígeno, médicos y enfermeras entrando y saliendo de casa, pero recuerdos de ella siendo madre e hija, no, es triste pero
no.  Cuando dicen lo duro que es esta enfermedad y que nadie sabe lo que se siente si no lo pasas ¿Alguien se ha preocupado en preguntar lo que sienten los que estamos al lado, día tras día, tras día, tras día, tras día ¿Alguien sabe lo que se  siente cuando tu vida también se paraliza porque tienes que cuidar a un enfermo, día tras día, tras día, tras día, siendo una chica joven y mi hermana una niña? no, para eso hay que ponerse también en ese lugar. 
Yo he estado a ambos lados, me he jugado la vida y he estado al lado de quien la estaba perdiendo, y puedo decir que cambia la forma, pero no el fondo. El sufrimiento, las dudas, el dolor, la incertidumbre, te atacan igualmente, guerreras somos muchas, en diferentes batallas, algunas, sin usar armas, solo como apoyo logístico, pero hasta estos saltan por lo aires al pisar una mina antipersona....


...Lo que más me duele y echo de menos, es que no recuerdo la voz de mi madre, el cáncer de mama y sus metástasis se la llevaron, la perdió junto al pelo, este creció, la voz se perdió para siempre...



Las batallas de la mujeres, es un libro en el que cuento algunas de las vivencias que tuve la suerte de disfrutar después de mi enfermedad, junto a historias de personas maravillosas, valientes que se fueron cruzando en mi camino, y que libran a diario batallas de todo tipo con la vida.


Historias que no me dejaron indiferente, y tenía la necesidad de compartir con vosotros.

“La vida es un reto; vive, siente, ama, ríe, llora, juega, gana, tropieza, pero siempre levántate y sigue”
Anónimo




El primer libro de Nieves Morano, Mujer de las mil batallas, llegó  a mí por su portada, pues como me suele suceder me enamoro a primera vista de un libro por su carita bonita, luego ya me fijo en la sinopsis; pero con Mujer de las mil batallas no me hizo falta, una muñequita de gomaeva rosa y un lazo del mismo color a su lado, junto con el título ¡Vamos, muy dummie habría que ser para no atar cabos! me lo dijeron todo. Lo primero que hice al cogerlo entre las manos fue emocionarme, tantos recuerdos, momentos, olores, sonidos, colores, y supe que entre mis manos tenía no solo un acto de coraje, de valor, de fuerza, también de Fe; no era momento de lágrimas, seguro que Nieves Morano no pretendía darnos pena con su testimonio, si hablaba de la Mujer y de Batallas, eso solo podría transmitirnos triunfo, victoria, conquista. 
Y no me equivoqué, era todo un canto a la vida, en voz alta y con melodía de fondo. 


Pero no pude o no quise reseñarlo en el blog; me tocó tanto el alma que decidí quedarme para mi lo que sentía, lo que había hecho sentir el libro, era algo muy mío y aunque hubiese querido tal vez no hubiese encontrado las palabras para transmitir lo que hervía dentro de mí. Demasiado íntimo y personal...Pero en esta ocasión ha sido distinto. El momento es diferente, ya no me siento tan vulnerable, o tal vez sea que soy menos egoísta y necesito compartir con vosotros un libro maravilloso y no tengo derecho a  guardar solo para mi; antes de nada, deciros que no os vais a encontrar, ni en este ni en el anterior, una sola migaja de compasión, pena o melodrama gratuito, deshaceros de prejuicios y temores, lo que vais a leer os dará un subidón de adrenalina  que ríete tú de una inyección de Altellus.
En Las batallas de las mujeres, la autora comparte con nosotros no solo sus experiencias post-mastectomía, sino la de otras mujeres que se han enfrentado a ellas mismas las primeras para superar problemas que las atenazaban, las hacían desgraciadas, infelices, algunas superando enfermedades otras  luchando contra situaciones oprobiosas o simplemente temerosas de enfrentarse a la realidad, y todas ellas viviendo al máximo porque saben que la vida es corta y preciosa. Nieves nos transmite seguridad, fuerza, esperanza, confianza, optimismo, nos pone delante de nuestras narices las pruebas de que nada de lo que nos pasa es fortuito, que todo tiene razón de ser y que si hemos de pasar por algo malo en la vida, esta tarde o temprano nos recompensa con creces, pero ¡ojo! al igual que el cuento del guerrero y el trébol de cuatro hojas, tienes más posibilidades de encontrar uno si creas las condiciones adecuadas para que crezca, que si lo buscas sin ton ni son por el ancho campo; si quieres que las cosas te sucedan, haz que sucedan. Y no es una moralina de autoayuda, os lo prometo, es un testimonio real contado poniendo todo el corazón en ello: si lames tus heridas, no curarán nunca ¡Sal y que te de el aire para que cicatricen! eso lo aprendí yo misma cuando descubrí que las mías cerraban antes si pasaba el tiempo ocupada que mirándolas una y otra vez en el espejo. Un buen día, las miras y estas han cicatrizado. 

RESUMIENDO:  Las batallas de las mujeres  es más que un libro sobre una historia de superación, es una charla entre amigas que comparten con otras amigas sus experiencias, amigas que hablan y
escuchan, amigas que te apoyan, que te ofrecen su hombro, sus manos y están dispuestas a compartir un helado de chocolate mientras lloráis durante minuto y medio por vuestras desgracias mutuas, pero que pasado el tiempo de luto te muestran sus manos y te ayudan a levantarte mientras te acompañan a dar tus primeros pasos de nuevo. Un libro plagado de Guerreras y una sola Guerra, lleno de latidos y un solo corazón, rebosante de risas y una misma sonrisa: La del triunfo de la vida.  Con una narrativa fluida que combina perfectamente el diario con la epístola (mail para ser exactos) y un lenguaje sencillo, directo, cotidiano, espontáneo y sin tecnicismos ni adornos rocambolescos. No solo es más que recomendable, a muchas de nosotras, y bastantes de "ellos" nos viene bien parar, observar a nuestro alrededor y priorizar las cosas importantes de las superfluas. En ocasiones, se nace dos veces. Doy Fe. 

Yolanda T. Villar.

PUNTUACIÓN



LAS BATALLAS DE LAS MUJERES 
Nieves Morano.

ISBN: 978-84- 9160-706-9

Editorial Círculo  Rojo

Facebook de la autora. 

Página de la autora 

Aquirir el libro Aquí.


Imágenes: Heroínas del cómic contra el cáncer ( Blog)

                        ©TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS


52 comentarios:

  1. Hola!!! Me alegro de que te haya gustado tanto! El caso es que a mi estos libros no me suelen gustar demasiado, no me gustan las historias de superación, no me llaman demasiado la atención. Un besiiito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Pues a otra cosa mariposa, a leer por placer aunque sea el prospecto de un jarabe, que decía mi abuelo, jaja.

      Un besito.

      Eliminar
  2. Conmovedor.
    Y qué fortaleza la tuya al poder leer algo así y después compartirlo. Es una reseña magnífica.
    Es un comentario pobre y no creo que me atreva con el libro pero es que me has dejado sin palabras.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Norah!
      Al igual que el primer libro de la autora faltó poco para que no lo reseñara, cada vez que me ponía a escribir lloraba...pero al final, decidí que tenía que hacerlo, era una forma de sacar fuera años de tragar penas, y es que por adulta que se haga una, una madre siempre será una madre.

      Un beso enorme.

      Eliminar
  3. Muy emotivo el prólogo con el que inicias tu entrada y hoy y muy intensa la reseña. Creo que este libro merece su momento concreto para adentrase en su lectura y tomo nota del título para cuando esté preparada para hacerlo. Besos, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta vez no estaba segura de compartir el Érase, tuve la reseña en borradores demasiado tiempo pensando en qué hacer, pero si quería transmitiros lo que se siente al leer el libro habiendo estado en ambos lados, tenía que contarlo.

      Uf, un beso 💋

      Eliminar
  4. ¡Precioso!
    Últimamente me estoy topando con libros que puuff. De hecho espero poder publicar hoy una reseña que me está costando horrores y eso que no cuento nada más allá de lo que puedo decir.
    En cuando a Nieves, ¿qué decir? Que es una superviviente, superheroína, supertodo. Tengo un caso cercano en el que el cáncer ha estado presente y se va alejando cada vez más. Pero es agotador estar al lado de una persona enferma. A veces no se puede estar al 100% con ella. Una misma persona no puede echarse toda la carga de trabajo a los hombros. Ese peso hay que repartírselo y créeme que aun así nunca terminas de deshacerte de él ni siquiera un 1%.
    Para leer este libro hay que estar preparada en todos los aspectos, pero en el psicológico más. Cuando leo este tipo de historias o muertes, suicidios o lo que sea que fuere me vengo abajo. Porque pienso en mi alrededor, en lo que ocurriría, y me pongo a ¿y si...?. En esos momentos acabo conmigo misma. Me pongo a divagar, a hacer la historia mía y al final lo paso realmente mal y no creo que la autora quiera eso ni mucho menos. Lo que yo creo que quiere conseguir es que no "victimicemos" tanto a los enfermos sino que también nos pongamos en el lugar de quienes lo cuidan. Victimizar en el buen sentido de la palabra claro. Más bien es que no sintamos pena, que estemos con ellos con la mejor sonrisa - además viene al pelo que hoy sea el día mundial de la sonrisa -. No sé si me he explicado bien, espero que sí porque no quiero dar la sensación de que esté diciendo una locura. Lo que quiero decir que bastante tienen ya encima como para machacarles diariamente más con sus problemas. Lo que hay que buscar son soluciones, no más problemas.
    En fin Gatatrotera, que me he puesto yo aquí a filosofear y me he quedado sola. Me pasa muy a menudo. Vengo a opinar X y al final opino X, Y y Z.
    ¡Me alegro que hayas compartido este libro con todos nosotr@s! Es importante conocer diferentes géneros. El de la superación no es más que una vía de escape para que la persona a la que le han ocurrido varias desgracias sienta entre las páginas que se va desahogando y quitándose ese lastre que lleva consigo. Al menos así lo veo yo.
    ¡Un besazo guapa!

    Etérea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me topé de narices con el cáncer muy joven, uno de mus amigos del cole murió de leucemia, aquello me marcó, no pensaba que un niño podía morir. Cuando mi madre enfermó también lo hizo mi abuela y tener a ambas en mi casa a la vez, o en diferentes hospitales yendo de uno a otro fue demoledor, yo era joven y mi hermana con la que me llevo muchos años era una cría. Estaba superada. Mis compañeros y amigos vivían felices y despreocupados y yo me sentía en un universo paralelo...
      Me ayudó mucho evadirme con la escrirura, la lectura, si no es por ellas me hubiera vuelto loca.
      Se necesita investigar, avanzar y hay que hacer mucho en el trato a los familiares, a mi madre y abuela no les faltó nada pero yo me sentí ninguneada, olvidada, incluso sermoneada...

      Muchas gracias por tus palabras carinyet!! Eres un solete 💋💋💋

      Eliminar
  5. Esta vez tiene algo que me tira para atrás.
    Lo dejo pasar.

    Un besote :)

    ResponderEliminar
  6. Hola Yolanda.

    Justamente estos últimos meses, hemos compartido con una familiar dicha enfermedad. Se ha cogido a tiempo, y las posibilidades de recuperación son elevadísimas. Aunque seguramente le tengan que operar y estirpar... Lo mejor es su actitud ante todo el proceso... siempre positiva, cuidándose mucho... ¿Qué familia no tiene o ha tenido un familiar con cáncer?
    En estos momentos cuando la fortaleza sale, incluso cuando creíamos que no la teníamos... la necesidad de lucha de imperiosa... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana Belén!
      Mucho ha cambiado todo desde aquellas bombas de cobalto de los setenta y las primeras quimios de los ochenta, eran unas sesiones larguísimas, y la estancia en el hospital era eterna...menos mal que todo ha evolucionado positivamente y los éxitos superan a los fracasos.
      Pero aún queda mucho por hacer...

      Muchísimos besos y me alegro que todo haya salido bien. 💋💋💋

      Eliminar
  7. Que emotiva y qué dura tu introducción! Me has dejado la piel de gallina.
    Aunque el libro dudo mucho que lo lea
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dudé en contarlo o no, pero no encontraba la forma de haceros llegar lo que el libro me había despertado...

      Un besito cielo.

      Eliminar
  8. Holi
    No es un libro que yo pueda disfrutar la verdad pero muchas gracias por la reseña
    🐾Te espero por el rincón de mis lecturas, un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andra!

      Leer sin ganas es la mar de aburrido, así que sea cual sea el libro que elijamos, que nos atraiga y haga felices.

      besitos.

      Eliminar
  9. Hola!!
    El tema no me toca por suerte de cerca pero has conseguido emocionarme. Parece un gran libro sobretodo por la fuerza que desprende.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡HOla guapa!

      Gracias por tus palabras, tenía que sacarlo fuera y el libro lo ha conseguido.

      Un besito, nos leemos.

      Eliminar
  10. Hola guapa,

    Me ha emocionado mucho tu introducción; yo no hace mucho pasé por algo parecido aunque en mi caso con mejor suerte. Soy hipocondríaca así que como podrás imaginar no es un libro que vaya a leer porque lo pasaría fatal; me quedo con tu introducción, estupenda como casi todas.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Eyra!

      Gracias por tus palabras, eres un sol. Yo antes era más fuerte, con el paso del tiempo me he llenado de temores y miedos, y en parte algunos de ellos son sobre la enfermedad, tanto que hay veces que me obsesiono y lo paso fatal...

      Un besito cielo.

      Eliminar
  11. ¡Hola guapa!

    A mí es un tema que me obsesiona mucho, tal vez en exceso. Seguramente después de leer el libro se me quedarían ojos de buho y estaría todo el rato pensando en ello. Y mira, de normal, no me considero una persona muy hipocondriaca, pero como me ponga a leer sobre un tema... Doy miedo.

    Me ha conmovido tu introducción, de verdad.

    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola chiqui!

      No solo se tratan de casos de cáncer superado, también hay cartas de mujeres que han pasado una mala racha, que se han separado, o salido de un matrimonio violento...todas son historias de superación y te juro que lejos de ser deprimentes, dan mucha energía.

      Un besito ¡Qué guapa está Wiwi en tu blog!

      Eliminar
  12. ¡Hola!

    Tengo que aceptar que no es el tipo de libros que suela leer y muy por seguro no le daré una oportunidad. Pero aún así el tema me llega bastante, el cáncer es un tema bastante difícil... Y no hace mucho que la posibilidad de que mi madre lo tuviera estuvo presente, pero por suerte no fue así.

    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cuanto me alegro Emmanuel de que solo haya sido una falsa alarma, por desgracia en mi familia, cuando hay un indicio sobre la enfermedad, nunca ha sido un error ni una falsa alarma...

      Un besito.

      Eliminar
  13. ¡Hola, preciosa!
    ¡He vuelto de mi parón! Disculpa que no haya comentado tu blog en todo este tiempo, pero vuelvo con muchas ganas de leer todo lo que tengas que contarme <3 La verdad es que tienes toda la razón, la portada es tremendamente llamativa y el título grita "léeme" con todas sus fuerzas. Creo que hiciste bien en guardarte esta historia para ti durante el tiempo que la necesitaras y que, una vez preparada para ello, la compartieses con nosotros. Creo que este es un libro muy importante, por lo que nos cuentas. Espero que nos traigas muchos más así :)
    ¡Besitos sonámbulos! ★🌙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mi Sonámbella!

      Te he echado de menos, ya te lo dije en tu blog, tenía ganas de que volvieras ¡Me alegro de verte! gracias por tus palabras, la verdad es que hay cosas que costa contarlas pero si no digo lo que siento sobre lo que un libro me hace sentir, la reseña me suena a falsa.

      ¡Muchos besitos cielo!

      Eliminar
  14. Hola Yolanda! Qué entrada más trabajada y personal... Nos has dejado reflexionando y estamos tan de acuerdo con todo lo que dices. Definitivamente lo apuntamos para cuando vaya bajando la lista de pendientes.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay mis niñas favoritas!
      Me alegro que os haya gustado, y si le dais una oportunidad al libro veréis que no es nada lacrimógeno ni victimista, al contrario, te da un subidón de energía tremendo.

      Un besito.

      Eliminar
  15. Las chicas son guerreras, como dijeron aquellos. Gran verdad. Cuántos estandartes mantenidos en silencio. Me quito el cráneo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luchar, luchar y luchar, es la única opción, dejarse vencer, nunca.

      Un besito.

      Eliminar
  16. Lo cierto es que no conocía este libro y lo cierto es que me has dejado con infinitas ganas de leerlo. Me alegra mucho que al final hayas decidido compartir tu opinión y darnos a conocer esta historia tan cargada de sentimiento y emociones.

    ¡SE MUUUY FELIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIZ 😊😊💛!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Cielo!
      Tanto este libro como el anterior de la autora son auténticas inyecciones de adrenalina, nada de llanto fácil, ni de victimismo ni de pena gratuíta.
      Una delicia, de verdad.

      Besitos y se muy feliz tú también!!!

      Eliminar
  17. Hola!
    Tengo ganas de leer este libro, no he leído nada sobre el estilo.
    Nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te recomiendo también el anterior, es más, si lees ese antes, tendrás la mente y el alma más preparados para este.

      Un besito.

      Eliminar
  18. ¡Hola!
    Muchas gracias por la reseña, no conocía el libro pero ahora que he leído tu entrada me han dado ganas de leerlo.
    ¡Nos leemos!
    Cuídate:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Adela!

      No te defraudará, ya verás como te sorprenderás al encontrarte con unas mujeres que lejos de verse derrotadas por las circunstancias, toman las riendas de su vida y llegan más lejos de lo que hubieran imaginado nunca.

      Besitos.

      Eliminar
  19. Hola, wow parece un libro demasiado interesante, del tema no he liedo nada pero no estaria mal ponerme en marcha, gracias por la recomendacion y concuerdo contigo la portada es muy bonita, un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!

      Ambos libros de la autora están cargados de optimismo y fuerza, mucha fuerza. Sin darte cuenta te sentirás a tope de energía.

      Besitos.

      Eliminar
  20. Hola!! se me han puesto los pelos de punta al leer la entrada. Nadie sabe por lo que pasa una enferma de cáncer ni su familia salvo ellos mismos. El libro sí que lo leería por duro que sea para poder conocer algo más del tema. Gracias por la recomendación y un abrazo muy fuerte. Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola María!

      Lo bueno del libro, y del anterior, es que no son duros, están contados desde la fuerza y la seguridad que da el creer en si misma y en el futuro, sorprende la vitalidad en la que están narrados.

      Un besito.

      Eliminar
  21. Hola guapa, una reflexión, y una experiencia, muy dura... es un honor que lo compartas con nosotros...
    En cuanto al libro... la verdad es que soy un poco cobarde y no me atrevo a ponerme con este tipo de historias, aunque lo traten de forma relajada, por así decir... lo dejo pasar.
    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola princesita!

      Hace tiempo que comprendí que negar las cosas u ocultarlas no sirven más que para hacer poso en el alma, la vida es lo que es y lo que te quita por un lado, tarde o temprano te lo compensa por otro. Nos tocó esto y solo podemos que mirar hacia adelante.

      Un besito.

      Eliminar
  22. Me ha encantado tu reseña, como siempre, pero el libro no creo que vaya a leerlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras cielo, eres un solete.

      Un besito.

      Eliminar
  23. Yolanda me parece un libro precioso, pero precioso de verdad. Que su lectura puede ayudar a muchísima gente. Pero yo ahora mismo no me siento preparada para leer algo así, imagino que lo entenderás. Da igual por lo que hayas pasado, que veas a tu madre mutilada, que haya pasado por algo ¿parecido? vamos las marcas están en mi cuerpo aunque no sean igual que las que describes y las de mi madre, pero ahora mismo y siento que es un error porque así me lo dicen en mi grupo de apoyo, la negación es mi mejor arma para salir adelante. Y repito es mi error. Pero de momento me funciona y sólo me queda recuperarme del todo todito todo.
    Pero en cuanto me vea más fuerte, pienso leerlo.
    Has sido una mujer muy luchadora, sigue así Yolanda, ¡podemos!!!!!!!
    B7s
    Ali - Entrelibrosycoletas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy duro, ambas lo sabemos, da igual como hayan llegado las cicatrices a tu cuerpo, una vez están ahí no desaparecen ni con láser, se quedan en el alma. Yo no me avergüenzo de las mías, son una enoooorme que cierra como una cremallera mi torso entero, cinco más abajo y tres arriba de los pechos...si, un Frankenstein total, pero son mías, me recuerdan lo poco que faltó y que gracias a ellas en parte, estoy aquí.
      No me las quitaré nunca, eso te lo aseguro, otra cosa es lo que pasa por mi mente cuando estoy sola o tengo un bajón...eso ya sabes, es otra historia.

      Te quiero un montón mi rubia favorita!!!
      Besitos.

      Eliminar
  24. Hola preciosa!
    Me encanta tus erases casi siempre salgo con una sonrisa después de leerlo pero te diré que hoy me voy con lagrimas en los ojos, pues me he visto reflejada en tu historia yo no he vivido la enfermedad en mí, pero si la viví en mi madre, que me dejo hace doce años y la verdad que es duro para ello, pero que lo que estamos a su lado nos destroza también yo recuerdo a mi madre siempre mala de medico en medico.
    No sé si me animare con él, no porque no crea que es un gran libro y que puede ayudar mucho, pero hay cosas que todavía después de tanto tiempo no tengo superadas, así que suelo huir un poco de estas lecturas.
    Fantástica reseña!

    ─ Fantasy Violet ─
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira Violeta, te le digo de corazón: leélo y verás como te quitas un peso de encima, en serio. Son historias de superación, no necesariamente sobre el cáncer, se trata de mujeres que en un momento de su vida, cuando todo parecía perdido, remontaron y sacaron todo el jugo a la vida.
      Te reconcilia con el mundo y contigo misma.

      Besitos.

      Eliminar
  25. Gracias por mostrarnos este libro, que desconocía, creo que estas lecturas pueden hacer bien a muchas personas que padecen esta terrible enfermedad, así como a los familiares que la rodean. Un mensaje de optimismo para enfrentarla, me gusta.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son dos libros, el primero más personal y duro, la experiencia propia de la autora, y este segundo en el que recoje las experiencias de otras mujeres que se sienten Guerreras por haber dejado atrás uno de los peores momentos de sus vidas, y no solo una enfermedad.

      Un besito.

      Eliminar
  26. Siento que conserves tan triste recuerdo de tu madre, y aunque la mía vive (espero que me dure muchos años), me he sentido identificado con lo que dijiste, porque yo tampoco conservo ningún recuerdo de ella estando bien. Sé lo que es estar al lado de alguien a quien quieres, que desde que tienes uso de razón siempre ha estado enferma, y llegar a un punto en el que tal impotencia sea algo cotidiano en tu día a día. Son cosas que te marcan de algún modo, pero bueno, hay que seguir adelante.
    El libro lo dejo pasar, no dudo de su labor de concienciación, pero para momentos tristes y sinsabores ya está la propia vida.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ray! Siento mucho que tu situación tampoco sea la mejor...pero te aseguro que de triste nada, son conversaciones totalmente positivas, podrás sentir casi en tu propia piel lo que se siente al salir de un pozo profundo y volar y volar y volar...

      Un besito carinyet!!!

      Eliminar