lunes, 7 de agosto de 2017

LA VIDA ES SUEÑO. Festival de Teatro de Olite

Existen obras de teatro que son el Teatro. Textos cargados de dramatismo, que encierran reflexiones filosóficas, que provocan el llanto, la risa, la congoja, la ternura... Son montajes que trascienden de la época en la que fueron concebidos para agradar a un público concreto, con una concepción del mundo singular, amamantados en unos valores que no tienen por qué coincidir con los que han ido modelándose a medida que han avanzado los años, las décadas, los siglos... Sus protagonistas quedan grabados en la retina de los espectadores, así sean interpretados por múltiples actores distintos, cada uno con una puesta en escena diferente. Esas obras, esos textos, esos montajes... con el paso del tiempo, son los que acaban entrando a formar parte del selecto grupo de los Clásicos, morando eternamente en lo más alto del arte y la sabiduría de la Humanidad; y sus autores, como no puede ser de otro modo, ocupan un lugar en el Monte Olimpo, codeándose entre dioses, pues su talento y su genialidad, no pueden pertenecer al azaroso mundo de los mortales.
Que nadie deje nunca de acudir a presenciar una escenificación de un texto clásico que reproduzca con fidelidad el carácter primigenio de la obra: jamás saldrá sin alimento para el entretenimiento, ni equipaje nuevo y limpio en el zurrón del alma.

La vida es sueño. Aquí mismo podría terminar esta reseña, pues con sólo escuchar, leer o escribir ese título, uno ya sabe que se encuentra ante lo más alto de la cordillera teatral de todos los tiempos. Los habrá semejantes, parejos en altura, pero no superiores. Es la historia de Segismundo, hijo de Basilio, rey de Polonia, que se encuentra recluído desde niño por su padre en una oscura cueva al descubrír éste, en la lectura de las estrellas, que su hijo sería un rey cruel y despiadado. Temeroso de que se cumplan tales augurios, Basilio encadena a Segismundo en una celda y lo deja allí, al cuidado de Clotaldo. Segismundo es un ser oscuro, como oscura es su morada de humedad y cadenas, atormentado por su encierro, entristecido por su desdicha. Sin embargo, un día su padre decide concederle una oportunidad, abrir la puerta a un cambio en el destino que parece estar escrito, y concede sacarlo de la cueva dormido para que despierte en su palacio como rey. Allí lo dejará a su aire, y según su comportamiento, le descubrirá la verdad si demuestra ser de fiar, o lo devolverá a su cueva si sus maneras son las vaticinadas por las estrellas. Segismundo matará, dormirá, será nuevamente encerrado, despertará una vez más siendo preso, aturdido dudará del mundo, del tiempo y de sí mismo, de su realidad y de su sino... hasta que vengan a reclamarle como príncipe heredero las gentes de Polonia (que hasta entonces desconocían su existencia y ven en su figura la continuidad del país) que marchan contra el rey Basilio y lo liberen para que luche contra su padre... ¿Qué hará Segismundo?

El montaje de la obra es sencillamente espectacular: desde el vestuario seleccionado (al principio su modernidad generó dudas por su atrevimiento con unos patrones indeterminados, próximos a la modernidad) y el modo en el que interactúan con él hasta los técnicos de sonido o maquillaje, pasando por el impecable uso de los elementos del decorado y de la luz: ambientes claustrofóbicos para recrear la cueva donde pena Segismundo o espacios diáfanos y nobles pertenecientes al palacio de Basilio, rey de Polonia, todo tiene cabida en una acertadísima puesta en escena que sorprende gratamente y que viene a demostrar, una vez más, que el ingenio pesa más que los abultados presupuestos. Además, no podemos olvidar la interesante aportación del músico que interviene durante toda la obra, en directo, poniendo el contrapunto adecuado a las escenas a medida que se suceden, según requiera cada momento.

Los actores puntúan alto, cada uno consiguiento unos interpretaciones creíbles, ajustadas a las características de cada personaje: encontrando al verso suelto y humorístico en Clarín, al elegante y siempre majestuoso Basilio, a la inteligente y sagaz Rosaura, Astolfo, Clotaldo, Estrella... Memorable es la primera jornada de la obra, en la que los actores, en mitad de la oscuridad de la cueva de Segismundo, se mueven haciendo uso de unas pequeñas pero potentes linternas que van iluminando los distintos puntos del escenario, creando haces oníricos de luz y de sombras, una maravilla visual fruto del buen hacer de todos ellos en consonancia con escenografía. Todos intervienen con un tono medido y cuidado, siempre al servicio de la lucidez y lo umbrío que brota como el magma de un volcán de las entrañas de Segismundo, maravillosamente interpretado por José Luis Esteban, quien consigue conducir al público por todas y cada una de las sensaciones vitales por las que atraviesa su personaje, haciendo sentir a cada espectador instantes de desdicha, de prepotencia, de temor, de arrogancia, de reflexión, de amor, de ira, de razón, de arrepentimiento, de compasión...

Sin lugar a dudas, un pequeño gran regalo el que nos hace la compañía de El Teatro del Temple con esta versión de La vida es sueño de Calderón de la Barca, que abre las puertas de un modo respetuoso y renovador a un público actual, que encontrará una obra sujeta al verso clásico pero ofrecida de un modo entendible, atractivo y cercano. Han dejado huella en los espectadores que llenaron el aforo de La Cava para presenciar su trabajo, alcanzando un nivel artístico de los más notables de entre todos los montajes que han pasado hasta la fecha por el festival.
No tengan duda: si esta propuesta pasa por su ciudad, ¡acudan!




COMPAÑÍA

Teatro del Temple

DIRECCIÓN
Carlos Martín
REPARTO   
Segismundo: José Luis Esteban 
Basilio: Yesus Bazaan 
Clotaldo: Félix Martín 
Rosaura: Minerva Arbués 
Astolfo:  Francisco Fraguas 
Estrella: Encarni Corrales 
Clarín: Alfonso Palomares

EQUIPO ARTÍSTICO/ TÉCNICO
Dramaturgia: Alfonso Plou 
Producción: María López Insausti 
Música:  Gonzalo Alonso 
Escenografía: Tomás Ruata 
Iluminación: Tatoño Perales 
Vestuario: Ana Sanagustín 
Caracterización: Langas estilistas 
Fotografía: Marcos Cebrián 
Diseño Gráfico: Línea Diseño 
Equipo de producción: Pilar Mayor y Alba Moliner 
Técnicos en Gira: Tatoño Perales y Antonio Fdez. Garza
Redacción y Fotografía: Santiago Navascués
©TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

8 comentarios:

  1. Ay, ahora voy a quedarme con las ganas porque seguro que no pasa por mi ciudad :c

    Hace poco que comencé a interesarme por el teatro y la verdad es que es una experiencia unica.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudes!! El Teatro es como una droga, una vez lo pruebas lo necesitas siempre.
      Ojalá puedas ver la representación!

      Besos 💋💋💋

      Eliminar
  2. Qué la vida es sueño y los sueños sueños son. La lei en su día, era una levriea del colegio, y me encantaría verla en escena.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HoLaky!!

      Entre nosotras, hay un actor llamado Jesús Torres, de la Compañía Aedo Teatro, que es el mejor Segismundo que ha pisado unas tablas, si pudieras verlo en directo....

      Besitos 💋💋💋

      Eliminar
  3. Doy fe de la tremenda emoción y fascinación en la que te envuelve está magnífica interpretación, muchas gracias al director Carlos Martín,a todos los actores y en especial a la estupenda actuación como Segismundo J.L.Esteban

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángela!
      Muchas gracias por corroborar lo que hemos contado y sobre todo sentirlo. Una obra que te llega al corazón.

      Un fuerte abrazo.
      Yolanda.

      Eliminar
  4. A mi lo primero que se me viene a la cabeza es La vida es sueño, y los sueños, sueños son. jajajaja Que típico ¿verdad?
    Ya veo que no me vas a traer ningún libro ¿eh? Bueno pues continuaré disfrutando de tus reseñas sobre teatro. Aunque me recuerda tanto al libro que ésta no se yo si me gustaría.
    B7s guapa!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ali!!
      Pues se acaba la función, nos queda el punto final y luego unas merecidas vacaciones. En septiembre libros a tutiplén!!!! Tengo los borradores a tope, jejeje.

      Besotes!! 💕💕💕

      Eliminar