martes, 12 de agosto de 2014

MAREAS, de Toti Martínez de Lezea





Dicen que los océanos contienen el mismo volumen de agua. Sin embargo, cuando nos acercamos a la costa y permanecemos a lo largo del día observando el movimiento del mar, nos surgen dudas sobre ello. ¿Cómo es posible que en un mismo puerto, las barcas floten sobre un lecho profundo de agua marina a primera hora del día, y apenas unas horas después, reposen de medio lado, acostadas en un fondo de arena y roca? Los sabios atribuyen este fenómeno al poder de atracción que ejercen la Luna y el Sol sobre el planeta. Sea como fuere, las costas son cubiertas a diario por un mar brioso, masculino y fértil que se adentra en los cuerpos de la tierra y los fecunda con su espuma de plata. Sin embargo, apenas unas horas después, el mismo mar se aleja sin contemplación, deja esas mismas costas expuestas al sol y al viento, entregadas al desamparo; desaparece y se aleja, y todo lo que deja atrás parece no importarle, o si le importa, no lo suficiente para hacerle regresar (tal vez no pueda). Son las llamadas mareas y, desde que el ser humano decidió abrir en las paredes de sus casas ventanas con vistas al mar, han determinado sus destinos y seguirán haciéndolo para siempre.

Mareas es también el título de un libro que representa la incursión de Toti Martínez de Lezea en el relato corto, una aventura para la que ha decidido embarcarse de la mano de la editorial donostiarra Ttarttalo.

Se trata de un conjunto bien armado de historias de mujeres de la costa vasca; historia con h minúscula, esa historia que no aparece en los libros oficiales porque no tiene sangre azul ni relata sangrientas batallas que alteraron los destinos de las grandes naciones europeas. Esa historia es Historia también aunque no les interesase recordarla a quienes pagaban a los escribas, pues eran pagados de sí mismos. Pero este libro no es sólo eso: es una de las mejores y más grandes reivindicaciones de la figura de la mujer en toda su amplitud, desde madres a amantes, pasando por sardineras, viudas, parteras o tímidas niñas. Mientras sus hombres hacían la guerra o cruzaban los mares en busca de bancos de pescado, fueron las mujeres las que debían hacerse cargo de la crianza de los hijos, del sustento diario de las familias, trabajaban la tierra, regentaban los negocios… acarreando con el peso de la vida. Y cuando ellos regresaban, las mujeres se retiraban en silencio de ese primer plano (ocupado con entrega, y compensado con sudor y penas) haciéndose a un lado de la sombra de su hombre, cuando no bajo él, soportando sus embestidas (no siempre gozosas) para cumplir con su obligación de esposas.

Hilvanados los relatos con el hilo del tiempo como conductor, se trata de un conjunto de historias (un total de 35) que se suceden en distintas poblaciones del litoral vasco en toda su extensión, desde Muskiz a Baiona. Se suceden protagonistas muy dispares: una mujer en contacto con la Diosa; una niña que sufre el asedio de su ciudad; una batelera contrabandista; una aspirante a corsario; una hospitalera de peregrinos; unas presas torturadas por monjas; una madre que observa el movimiento de los cielos con odio fundado; una redera acusada de brujería.

En definitiva, Mareas es un libro que invita a conocer una tierra y unas gentes, las vascas, a través de los ojos de sus mujeres; que supone un intenso ejercicio para conocer la Historia del País Vasco en su cincuenta por ciento femenino.
Con esta novela, Toti Martínez de Lezea regala  a los lectores, como ya lo hizo con su Leyendas de Euskal Herria, algo más que una novela: muchos serán los que, con los años, recurran a este libro para saber de dónde viene y por qué es como es.
¿Habrá segunda novela que recoja la mirada masculina? Sólo la autora lo sabe.



MAREAS
Toti Martínez de Lezea

EDITORIAL TTARTTALO
ISBN: 978-84-9843-329-6 

Si quieres adquirir un ejemplar, pulsa aquí

Una reseña de Santiago Navascués
©TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

No hay comentarios:

Publicar un comentario