jueves, 15 de mayo de 2014

ENTREVISTA CON...Vicente Murria

 Vicente Murria


Qué grande es la alegría que corre por el lugar,
cuando Mío Cid ganó Valencia y entró en la ciudad.
Los que iban a pie caballeros se hacen;
el oro y la plata, ¿quién os lo podría contar?

(Cantar Mio Cid)


Recorrer las calles que me llevan hasta la Catedral, me hacen sentir como un Conquistador entrando en la ciudad entre vítores y alabanzas; es fácil dejarse llevar por este sentimiento, todo el casco antiguo de la ciudad de Valencia emana Historia por todas partes. Serán sus calles empedradas, sus Torres, iglesias, campanarios, edificios, conventos, restos arqueológicos de una Valencia que aun sigue siendo Valentia romana en sus entrañas y Balensiya árabe en su piel, y en el corazón, siempre Valencia, la de siempre y la de hoy.
Camino por Santa Catalina oyendo a mi alrededor, aunque solo sea perceptible por mis oídos, las voces de un pueblo que clama vivas y aleluyas por todos aquellos que pasaron desde el anteayer de los tiempos por sus calles y callejuelas, dejando la impronta de sus pasos, su olor, su mirada, su voz, sus lágrimas y sus risas. Desemboco en la Plaza de la Reina, cuyo nombre evoca a aquella por la que se le preguntó tras su pérdida a Alfonso XII ¿Dónde vas triste de ti?, María de la Mercedes, por la cual ya los caballos de palacio no quieren pasear, pues luto por ella estos quieren llevar…aquella que murió siendo tan Joven y Hermosa, que dirían los versos de Lord Byron, tan hermosa que no parecía de nacimiento humano.
Tan arraigados están los versos al querer del pueblo, que ni pudo la Región Valenciana primero, ni la honrosa Zaragoza después, quitarle el nombre a la monárquica plaza y esta, Reina María de las Mercedes quiso seguir siendo por siempre jamás, aunque el pueblo con el paso de los años, por Reina solamente la quiso llamar.

Y en la plaza de Nuestra Reina, aquella que un anciano sentado en un banco me contó una vez,  que se llama así porque la Catedral es la emperatriz valenciana, con más fantasía que realidad, se halla este Gato buscando aquellas historias que ocurrieron alrededor de esta plaza. Pero es una gran sorpresa para mí, descubrir que no son las de antaño las historias que dan alma a este lugar, pues a nuestro alrededor hay miles de ellas y tan solo hay que saber mirar; no son los conquistadores ni los reyes, ni los poetas muertos los que escriben hoy la Historia de la plaza. Son las personas que pasan por ellas día a día, los palabras que escriben verso a verso los poetas callejeros, los que nos cuentan las historias que un día, lejano él, serán Historia.

Y en un lugar que evoca al ayer, escucho las palabras de hoy. Y flotando en el aire, versos que nunca mueren. Vicente Murria tiene mucho que decir sobre estas historias sencillas de gente corriente, la pelirroja, y ahora yo, le escuchamos atentamente…


"…Yo estaré siempre contigo,
tú serás mi gran anhelo,
seré el forro de tu abrigo
  y el sabor de tu caramelo"

(de la Barrendera de la Plaza de la Reina)




El autor, hojeando uno de sus libros


1)Algo que no me canso nunca de repetir es lo mucho que me gusta leer un libro y reconocer la localización de la historia, es como si la historia se hiciera más mía, el poder seguir a los personajes mentalmente por los lugares que pasan. Su novela está tan bien descrita que cualquier lector, sea de dónde sea, puede seguir perfectamente a los personajes visualizando con todo detalle los lugares que nombra. ¿Qué primó más para usted al escribir la novela, situar a sus personajes en un lugar concreto que todos pudieran visualizar, o elegir un lugar que le gustara a usted especialmente?
Elegir un lugar que me gustaba especialmente. La plaza de la Reina y la calle de La Paz son zonas por las que me gusta mucho pasear. Además, quería que como valenciano, alguna de las novelas que he escrito se situase en Valencia. Además, eso me permitía recorrer esos escenarios una y otra vez mientras estaba escribiendo. No sé porque razón en las anteriores he salido fuera…

2) Muchos autores buscan protagonistas que den el perfil de héroes, personajes con mucho peso  que le hagan al lector evadirse y soñar incluso con vidas totalmente distintas a la suya. Sus protagonistas son casi anti-héroes, personas tan normales como cualquiera de nosotros, pero con una fuerza expresiva impresionante ¿Es la normalidad la nueva heroicidad literaria?
No sé si es la normalidad en la nueva heroicidad, en mi caso tal vez se deba a que es más fácil escribir con lo que uno se identifica, lo que tienes alrededor y lo haces sin darte cuenta; quizá, para el futuro, si es que escribo alguna novela más, pueda ser un buen ejercicio crear personajes que se acerquen más al perfil del típico héroe

3) Siguiendo en la línea de la pregunta anterior, Vicente ¿Cómo surgió el personaje de David? su peso en la novela es innegable, está tan bien definido que cabe pensar que es real….
Es real.  Asleuval me puso en contacto con Agustina, una persona que había padecido la enfermedad. Tuvimos varios encuentros y también me escribió sobre ello; y así luego pude ir adaptándolo a la historia. Para mí, era muy importante que no hubiese errores en lo que al diagnóstico y tratamiento de la enfermedad se refería.
    
4) Un protagonista con una grave enfermedad, no es lo habitual, pero con un final feliz ¿pensó en algún momento en darle un giro distinto a dicho final? Lo que se hubiera ganado en intensidad emotiva, se habría perdido en esperanzas ¿Es este uno de los cometidos de ASLEUVAL?
Desde el primer momento tenía claro que con David había que transmitir un mensaje de esperanza y que mejor forma de hacerlo que contando un caso real. Tras contactar con Asleuval también tuve clara una cosa, y aunque la historia pudiese perder algo de ritmo narrativo, era explicar la labor que realizan.

5) Las poesías de Antonia Navarrete son el eje de unión en esta historia, el epicentro de las vidas de sus protagonistas ¿Qué fue antes, las poesías o la historia?
Fue antes la historia. Contacté con Antonia Navarrete a través de Asleuval, mientras la estaba escribiendo, y le pedí que compusiese un poema que expresase ciertos sentimientos, me refiero al poema “eres flor de primavera”, que es el eje de la novela. Los otros dos que aparecen “No te pares ni te rindas” es un poema que ya tenía escrito Antonia y “Sin demostrar mi cobardía” lo escribió tras hablar con Agustina.

6) Todo escritor guarda un poeta dentro, eso escuché una vez en una presentación literaria ¿Cree que es cierto? ¿Es más fácil escribir prosa para un poeta que viceversa?
No lo sé, en mi caso evité a toda costa escribir poesía. No digo que a lo mejor algún día pueda escribir alguna, aunque no es mi intención, pero si ocurre no será de una manera forzada. En esta novela eran necesarios los poemas y si te soy sincero, ni tan siquiera lo intenté.

7) Un libro o un autor que le haya marcado en algún momento de su vida.
Marcarme, marcarme tampoco, pero me gustaron mucho Drácula y La isla del tesoro. 

8) Cuando llegan las musas es bueno que le pillen a uno trabajando, pero ¿Qué sucede cuando estas no llegan y parece que se hayan marchado muy muy lejos? ¿Le ha ocurrido alguna vez?
Pues que quizá, sea mejor esperar a que lleguen. Aunque todo esto es muy relativo. A lo largo de una novela hay muchos momentos, altibajos. Hay ocasiones en las que tienes la historia apartada y sin saber el porqué llegan a tu cabeza muchas ideas. Otras veces, forzándote a escribir también surgen. Yo como hasta ahora, nunca he tenido fecha de entrega de un libro, si se me ocurre una idea y no estoy escribiendo, lo anoto y la tengo guardada hasta que me ponga con ello.

9) Los viajes y los escritores ¿Qué significan para usted, Vicente? ¿Viajar incita a escribir?
Creo que al revés, jaja. Nunca he viajado con la intención de inspirarme, casi siempre ha sido por placer, y en alguna ocasión para documentarme. Aunque eso no implica que algún recuerdo de algún viaje me haya servido a la hora de escribir.

10) Una historia que le gustaría contar y nunca ve el momento de hacerlo.
Tengo una novela corta sin publicar. La escribí hace unos años, pero no me he decido a hacerlo. No sé muy bien el motivo, quizá espero el momento.

11) Y por el contrario ¿Alguna vez ha empezado una historia que no ha acabado?
Tengo una, con la que estoy ya hace tiempo. La segunda parte de mi primera novela, Impregnados. Pero no sé cuando la terminaré, si es que la termino.

12) Sin que de mala suerte nombrar a la bicha, como dicen por el sur ¿Algo nuevo en el horizonte?
Me gustaría trabajar en un cómic. Tengo algunas ideas, pero hace falta contactar con un dibujante.

13) Un Gato leyendo su novela ¿podría alguna vez imaginar algo así? (risas)
No, la verdad es que no (risas).  Ha sido una imagen muy divertida.

Un placer Vicente, deseando leer pronto una nueva novela suya y esperando que siga formando parte de esta locura que es el Gato Trotero.


Y como paseante tan solo, sin ser campeador, ni rey, ni poeta, troto de nuevo por las calles de Valencia, dejando a mis espaldas y guardando en mi ser, a la Reina, la que tiene para ella sola, una plaza en la ciudad.


      Una entrevista de
      Yolanda T. Villar



©TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

6 comentarios:

  1. Pero que bien sabes hacer las entrevista. No hay quien pueda resistirse a los encantos de esta gata.
    Me ha gustado mucho y me encanta haber conocido a Vicente Murria a traves tuyo.
    Un abrazo...bueno dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Bárbara!
      Es que esta Gata otra cosa no, pero imaginación...
      Un abrazo fuerte, y un placer inmenso tu presencia en este tejado.

      Eliminar
  2. Antonia Navarrete Lebrato15 de mayo de 2014, 15:44

    Me ha gustado mucho la entrevista ha sido paravillosa. La verdad que esta historia me llega al alma . Gracias Vicente Murria una vez mas por tener el privilegio de ser la autora de los poemas de tu libro. Un abrazo con todo mi cariño.Antonia Navarrete Lebrato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y Gracias de este equipo del Gato Trotero a tí, Antonia, leer tus poesías ha sido maravilloso.

      Un saludo

      Eliminar
  3. ANTONIA NAVARRETE LEBRATO1 de marzo de 2016, 3:01

    Como autora de los poemas de la BARRENDERA DE LA PLAZA DE LA REINA" me siento orgullosa de que me escogiera como poeta. Gracias Vicente por tanta belleza en tu libro. Me sorprende que en la historia fui la autora y en la realidad me ha tocado luchar después de un año que ya se publicó el libro. Cosas de la vida, para que sepamos que nunca estamos a salvo y cualquier cosa nos puede tocar. Yo sigo como dice el poema SIN DEMOSTRAR COBARDÍA. Sigamos amigos que podemos ganar la batallas o al menos intentarlo. Antonia Navarrete Lebrto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres una mujer fuerte Antonia, fuerte, luchadora, trabajadora.
      En este Gato aún estamos deseando leer tu trabajo, lo sabes.

      Un abrazo.
      Yolanda

      Eliminar